OS MEUS DESEJOS PARA TODOS

RecadosOnline.com

quinta-feira, 18 de junho de 2009

ROMUALDO, Santo (e outros) 19 JUNHO

Romualdo, Santo
Fundador, Junho 19
Romualdo, Santo
Romualdo, Santo

Fundador dos Camaldulenses

Romualdo significa: "glorioso no mando". Oque governa com boa fama. (Rom: buena fama Uald: gobernar).
Num século em que a relaxação dos costumes era espantosa, Deus suscitou um homem formidável que veio a propagar um modo de viver dedicado totalmente à oração, à solidão e a penitência, São Romualdo.
São Romualdo nasceu em Ravena (Itália) no ano 950. Era filho dos duques que governavam essa cidade. Educado según las costumbres mundanas, su vida fue durante varios años bastante descuidada, dejándose arrastrar hacia los placeres y siendo víctima y esclavo de sus pasiones. Sin embargo de vez en cuando experimentaba fuertes inquietudes y serios remordimientos de conciencia, a los que seguían buenos deseos de enmendarse y propósito de volverse mejor. A veces cuando se internaba de cacería en los montes, exclamaba: "Dichosos los ermitaños que se alejan del mundo a estas soledades, donde las malas costumbres y los malos ejemplos no los esclavizan". Su padre era un hombre de mundo, muy agresivo, y un día desafió a pelear en duelo con un enemigo. Y se llevó de testigo a su hijo Romualdo. Y sucedió que el papá mató al adversario. Horrorizado ante este triste espectáculo, Romualdo huyó a la soledad de una montaña y allá se encontró con un monasterio de benedictinos, y estuvo tres años rezando y haciendo penitencia. El superior del convento no quería recibirlo de monje porque tenía miedo de las venganzas del padre del joven, el Duque de Ravena. Pero el Sr. Arzobispo hizo de intermediario y Romualdo fue admitido como un monje benedictino. Y le sucedió entonces al joven monje que se dedicó con tan grande fervor a orar y hacer penitencia, que los demás religiosos que eran bastante relajados, se sentían muy mal comparando su vida con la de este recién llegado, que hasta se atrevía a corregirlos por su conducta algo indebida y le pidieron al superior que lo alejara del convento, porque no se sentían muy bien con él. Y entonces Romualdo se fue a vivir en la soledad de una montaña, dedicado sólo a orar, meditar y hacer penitencia. En la soledad se encontró con un monje sumamente rudo y áspero, llamado Marino, pero éste con sus modos fuertes logró que nuestro santo hiciera muy notorios progresos en su vida de penitencia en poco tiempo. Y entre Marino y Romualdo lograron dos notables conversiones: la del Jefe civil y militar de Venecia, el Dux de Venecia (que más tarde se llamará San Pedro Urseolo) que se fue a dedicarse a la vida de oración en la soledad; y el mismo papá de Romualdo que arrepentido de su antigua vida de pecado se fue a reparar sus maldades en un convento. Este Duque de Ravena después sintió la tentación de salirse del convento y devolverse al mundo, pero su hijo fue y logró convencerlo, y así se estuvo de monje hasta su muerte. Durante 30 años San Romualdo fue fundando en uno y otro sitio de Italia conventos donde los pecadores pudieran hacer penitencia de sus pecados, en total soledad, en silencio completo y apartado del mundo y de sus maldades. El por su cuenta se esforzaba por llevar una vida de soledad, penitencia y silencio de manera impresionante, como penitencia por sus pecados y para obtener la conversión de los pecadores. Leía y leía vidas de santos y se esmeraba por imitarlos en aquellas cualidades y virtudes en las que más sobresalió cada uno. Comía poquísimo y dedicaba muy pocas horas al sueño. Rezaba y meditaba, hacía penitencia, día y noche. Y entonces, cuando mayor paz podía esperar para su alma, llegaron terribles tentaciones de impureza. La imaginación le presentaba con toda viveza los más sensuales gozos del mundo, invitándolo a dejar esa vida de sacrificio y a dedicarse a gozar de los placeres mundanos. Luego el diablo le traía las molestas y desanimadoras tentaciones de desaliento, haciéndole ver que toda esa vida de oración, silencio y penitencia, era una inutilidad que de nada le iba a servir. Por la noche, con imágenes feas y espantosas, el enemigo del alma se esforzaba por obtener que no se dedicara más a tan heroica vida de santificación. Pero Romualdo redoblaba sus oraciones, sus meditaciones y penitencias, hasta que al fin un día, en medio de los más horrorosos ataques diabólicos, exclamó emocionado: "Jesús misericordioso, ten compasión de mí", y al oír esto, el demonio huyó rápidamente y la paz y la tranquilidad volvieron al alma del santo. Volvió otra vez al monasterio de Ravena (del cual lo habían echado por demasiado cumplidor) y sucedió que vino un rico a darle una gran limosna. Sabiendo Romualdo que había otros monasterios mucho más pobres que el de Ravena, fue y les repartió entre aquellos toda la limosna recibida. Eso hizo que los monjes de aquel monasterio se le declararan en contra (ya estaban cansados de verlo tan demasiado exacto en penitencias y oraciones y en silencio) y lo azotaron y lo expulsaron de allí. Pero sucedió que en esos días llegó a esa ciudad el Emperador Otón III y conociendo la gran santidad de este monje lo nombró abad, Superior de tal convento. Los otros tuvieron que obedecerle, pero a los dos años de estar de superior se dio cuenta que aquellos señores no lograrían conseguir el grado de santidad que él aspiraba obtener de sus religiosos y renunció al cargo y se fue a fundar en otro sitio. Dios le tenía reservado un lugar para que fundara una Comunidad como él la deseaba. Un señor llamado Málduli había obsequiado una finca, en región montañosa y apartada, llamada campo de Málduli, y allí fundo el santo su nueva comunidad que se llamó "Camaldulenses", o sea, religiosos del Campo de Málduli. En una visión vio una escalera por la cual sus discípulos subían al cielo, vestidos de blanco. Desde entonces cambió el antiguo hábito negro de sus religiosos, por un hábito blanco. San Romualdo hizo numerosos milagros, pero se esforzaba porque se mantuviera siempre ignorado en nombre del que los había conseguido del cielo. Un día un rico al ver que al hombre de Dios ya anciano le costaba mucho andar de pie, le obsequió un hermoso caballo, pero el santo lo cambió por un burro, diciendo que viajando en un asnillo podía imitar mejor a Nuestro Señor. En el monasterio de la Camáldula sí obtuvo que sus religiosos observaran la vida religiosa con toda la exactitud que él siempre había deseado. Y desde el año 1012 existen monasterios Camaldulenses en diversas regiones del mundo. Observan perpetuo silencio y dedican bastantes horas del día a la oración y a la meditación. Son monasterios donde la santidad se enseña, se aprende y se practica. San Romualdo deseaba mucho derramar su sangre por defender la religión de Cristo, y sabiendo que en Hungría mataban a los misioneros dispuso irse para allá a misionar. Pero cada vez que emprendía el viaje, se enfermaba. Entonces comprendió que la voluntad de Dios no era que se fuera por allá a buscar martirios, sino que se hiciera santo allí con sus monjes, orando, meditando, y haciendo penitencia y enseñando a otros a la santidad. Veinte años antes el santo había profetizado la fecha de su muerte. Los últimos años frecuentemente era arrebatado a un estado tan alto de contemplación que lleno de emoción, e invadido de amor hacia Dios exclamaba: "Amado Cristo Jesús, ¡tú eres el consuelo más grande que existe para tus amigos!". Adonde quiera que llegaba se construía una celda con un altar y luego se encerraba, impidiendo la entrada allí de toda persona. Estaba dedicado a orar y a meditar. La última noche de su existencia terrenal, fueron dos monjes a visitarlo por que se sentía muy débil. Después de un rato mandó a los dos religiosos que se retiraran y que volvieran a la madrugada a rezar con él los salmos. Ellos salieron, pero presintiendo que aquel gran santo se pudiera morir muy pronto se quedaron escondidos detrás de la puerta. Después de un rato se pusieron a escuchar atentamente y al no percibir adentro ni el más mínimo ruido ni movimiento, convencidos de lo que podía haber sucedido empujaron la puerta, encendieron la luz y encontraron el santo cadáver que yacía boca arriba, después de que su alma había volado al cielo. Era un amigo más que Cristo Jesús se llevaba a su Reino Celestial. Era el 19 de junio de 1027. Todos estos datos los hemos tomado de la Biografía de San Romualdo, que escribió San Pedro Damián, otro santo de ese tiempo. Al recordar los hechos heroicos de este gran penitente y contemplativo se sienten ganas de repetir las palabras que decía San Grignon de Monfort: "Ante estos campeones de la santidad, nosotros somos unos pollos mojados y unos burros muertos". Fue canonizado por el Papa Gregorio XIII en el año 1582.
Gervásio e Protásio, Santos
Irmãos Mártires, Junho 19
Gervasio y Protasio, Santos
Gervasio y Protasio, Santos

Irmãos Gémeos

Filhos de São Vidal e Santa Valéria, estes dois irmãos, na carne e na fé, padeceram martírio em Milão,no século I. Suas reliquias foram achadas providencialmente por Santo Ambrósio, e desde então a Igreja lhes tributa culto. — Festa: 19 de Junho.
Gervasio y Protasio son dos nombres que encontramos en las letanías de los santos y en frecuentes conmemoraciones martiriales, y que corresponden a dos hermanos milaneses que vivieron en el siglo I y merecieron la palma del martirio. Todo lo que sabemos de ellos lo debemos a San Ambrosio y a San Agustín, que nos explican, en sus escritos, cómo el primero halló, hacia el año 386, las reliquias de estos dos gloriosos mártires de la primitiva iglesia milanesa. Sus vidas permanecen ignoradas, porque no se han conservado testimonios de su tiempo, pero el hecho del hallazgo de sus despojos es más elocuente que todas las actas que pudiésemos tener. No importa que se hayan perdido los testimonios de sus buenos ejemplos y de sus heroísmos. Lo importante para la Iglesia son sus reliquias, que proclaman perennemente la fe de aquellos héroes que supieron permanecer fieles a Cristo aun a costa de la propia vida. Su canto heroico trasciende a la misma muerte y nos llega a través de los siglos como un mensaje del Dios vivo, que nos mueve a la fidelidad. Y si bien su historia está envuelta por la leyenda, por carecer de testimonios de sus días, no nos faltan los de ambos Santos Doctores de la Iglesia, que nos explican cómo Dios quiso que fuesen halladas las reliquias de aquellos dos mártires, cuya memoria ya casi había desaparecido de entre los cristianos. En la carta a su hermana Santa Marcelina, San Ambrosio nos cuenta cómo debiendo consagrar el nuevo templo de Milán, muchos le rogaban que lo hiciese con gran solemnidad. Él respondió que lo haría si hallaba reliquias de mártires, sintiendo en aquel mismo momento un movimiento interior, que le pareció el presagio de lo que había de suceder. San Agustín, que por entonces ocupaba el cargo de maestro de retórica en la escuela de Milán, nos explica —con su emocionante y sugestivo estilo de las «Confesiones»— cómo se vio confirmado este presagio del gran obispo Ambrosio «Entonces —dice el más ilustre de los Padres occidentales, dirigiéndose a Dios— fue cuando por medio de una visión descubriste al susodicho obispo el lugar en que yacían ocultos los cuerpos de San Gervasio y San Protasio, que Tú habías conservado incorruptos en el tesoro de tu misterio tantos años, a fin de sacarlos oportunamente para reprimir una rabia femenina y además regia. Porque habiendo sido descubiertos y desenterrados, al ser trasladados con la pompa conveniente a la basílica ambrosiana, no sólo quedaban sanos los atormentados por los espíritus inmundos, confesándolo los mismos demonios, sino también un ciudadano, ciego hacía muchos años y muy conocido en la ciudad, quien, como preguntara la causa de aquel alegre alboroto del pueblo y se la indicasen, dio un salto y rogó a su lazarillo que lo condujera al lugar; llegado allí, suplicó se le concediese tocar con el pañuelo el féretro de los santos, cuya muerte había sido preciosa en tu presencia. Hecho esto, y aplicado después el pañuelo a los ojos, recobró al instante la vista. »Al punto corrió la fama del hecho, y al punto sonaron tus alabanzas, fervientes y luminosas, con lo que si el ánimo de aquella adversaria no se acercó a la salud de la fe, se reprimió al menos en su furor de persecución. Gracias te sean dadas, Dios mío”. La adversaria de San Ambrosio a quien se refiere San Agustín, era Justina, la madre del emperador Valentiniano, todavía niño, que perseguía al santo obispo porque ella era arriana y encontraba en él al gran defensor de la ortodoxia católica. Ante el hallazgo de aquellas reliquias, a través de las que Dios se dignó realizar tales prodigios, pudo exclamar con razón el gran obispo de Milán: «Nuestra Iglesia ya no es estéril». No era infundado el gozo del santo: los cuerpos enteros de dos hombres de admirable estatura, hallados en las mismas puertas del templo de los Santos Félix y Nabor, eran los cuerpos de dos jóvenes campeones de Cristo. Por si alguno dudase de ello, quiso Dios mostrar su complacencia hacia los restos de aquellos héroes, obrando por ambos los milagros que nos narran San Agustín y San Ambrosio. Éste podía ya consagrar los altares con la deseada solemnidad, y dirigirse a su pueblo con el primer panegírico que se hacía en la Historia de los dos gloriosos mártires.
Miguelina Metelli, Beata
Viúva, Junho 19
Miguelina Metelli, Beata
Miguelina Metelli, Beata

Viúva

Etimológicamente significa “¿quem como Deus?”. Vem da língua hebraica.
Miguelina veio ao mundo em Pésaro, Itália. Por compromissos familiares, teve que casar-se aos 12 anos com o duque Malatesta.
Este “mala cabeza” a fez uma infeliz. Tiveram um filho que morreu.
Cuando contaba con 20 años, era ya una chica viuda. Por eso, pensándose bien las cosas, decidió entrar en el convento franciscano para ser terciaria. Antes de entrar, distribuyó todos sus bienes a los pobres. Y se dedicó a pedir limosna para que todo el mundo se riera de ella. Tuvo que soportar muchas pruebas. Los familiares la llamaban la loca. Y como tal, y sobre todo para quedar bien ante la gente, la encerraron en la torre. Los guardianes, al ver lo buena que era, la dejaron escapar. Cuando la gente la vio por la calle, se alegró mucho y se pusieron de su parte. A medida que hacía falta, su caridad se desbordaba en amor para con todos, pero sobretodo con los leprosos. Al final de sus años, se fue en peregrinación a Tierra Santa. Y de vuelta, cayó enferma y murió en el año 1356. ¡Felicidades a quien lleve este nombre! Comentarios al P. Felipe Santos: fsantossdb@hotmail.com
• Lamberto de Zaragoza, Santo Junho 19 Mártir, Junho 19
Lamberto de Zaragoza, Santo
Mártir, Junio 19
Lamberto de Zaragoza, Santo
Lamberto de Zaragoza, Santo

Mártir

Martirologio Romano: Em Zaragoza, em Espanha, São Lamberto, mártir (c. s. VIII) Etimológicamente: Lamberto = Aquele que é popular em seu país, é de origem germánica.
En la noche del 13 al 14 de agosto de 1808 volaba, con horrísono estruendo, la fábrica secular del monasterio de Santa Engracia, de Zaragoza. Los franceses dejaban ese triste recuerdo al tener que levantar el sitio. Conservamos una descripción contemporánea, en la que se nos narra la pena de los zaragozanos cuando, al día siguiente, contemplaron aquel espectáculo de desolación y de horror. La voladura había arrastrado consigo la destrucción de valiosísimos elementos arqueológicos y de un archivo que nos podría ilustrar sobre muchos aspectos de la historia de la gloriosa sede cesaraugustana.
No obstante, aunque, como consecuencia de tan triste acontecimiento, la actual cripta de la parroquia de Santa Engracia no presente prácticamente nada de su primitiva planta ni casi de sus primeros materiales, sabemos que se trata de uno de los templos más antiguos y venerables de la cristiandad. Se construyó la cripta en época constantiniana, para recoger en ella los restos de los mártires zaragozanos. Un sarcófago del siglo IV, en el que arqueólogos y teólogos quieren ver la primera representación iconográfica del misterio de la Asunción de Nuestra Señora, es testimonio de la gran antigüedad de la cripta. En ella se conservaban, y se conservan, las cenizas de los mártires de Zaragoza, las "santas masas", junto a las de Santa Engracia y a las de San Lamberto. De todos estos mártires hace mención el 16 de abril el martirologio romano. No obstante, la fiesta de San Lamberto se celebra en la diócesis de Zaragoza y en algunas otras de Aragón el día 19 de junio, impedida como está la fecha del 16 de abril por la fiesta misma de Santa Engracia. Por otra parte, en este mismo día 19 se encontraba su fiesta en alguno de los antiguos martirológios, incluido el romano, en sus primeras ediciones. Esta coincidencia en una misma fecha de la conmemoración de los mártires de Zaragoza y de San Lamberto dio pie a una antigua leyenda, que, según los Bolandos. y según el unánime criterio de todos los historiadores modernos, en manera alguna puede sostenerse, falta por completo del más mínimo apoyo documental o arqueológico. Según ella San Lamberto, por los mismos días de Daciano, había sido decapitado por odio a su religión cristiana. Tomando entonces su cabeza entre las manos, había marchado al lugar en que estaban las cenizas de los mártires, y su cuerpo se había unido a ellas, conservándose únicamente la cabeza. Ni el nombre de Lamberto, de clara estirpe nórdica y desusado, por tanto, en la España romana, ni el corte de la narración, claramente inspirada en una errónea interpretación de la costumbre medieval de presentar a los mártires decapitados con su cabeza entre las manos, ni la debilidad del fundamento de dar algún martirologio su nombre el mismo día que el de los otros mártires, permiten tomar esta leyenda en serio. Nos queda, pues, bien poca cosa. La existencia de un mártir llamado Lamberto. La época probable de su martirio, muy verosimilmente cuando Zaragoza gemía bajo la dominación de los moros. El dato de que ese martirio ocurrió en Zaragoza. Y la tradición, que parece tener cierto fundamento, de que se trataba de un labrador. Esto es todo. El caso de San Lamberto no es único, ni mucho menos, en el martirologio. Son legión los mártires de los que sólo nos ha quedado la mención escueta de sus nombres. Y aun algunos ni eso nos han dejado. Santos hay, como los cuatro coronados, que han pasado incluso al mismo culto litúrgico universal sin que sepamos cómo se llamaban. Fenómeno este que se presta a muy provechosas reflexiones. Limitar la santidad únicamente a los santos de los que se ha tenido pormenorizada noticia y cuyo martirio o heroicas virtudes constan de forma plena y con todos los trámites jurídicos, sería hacer grande injuria a la verdad que todos los días presenciamos. En el siglo XX nos consta la existencia de martirios, tras el telón de acero por ejemplo, de los que nunca llegará a saberse con exactitud qué es lo que ocurrió. Dígase lo mismo de las virtudes heroicas. ¡En cuántas diócesis y en cuántas casas religiosas se conserva viva la memoria del olor de santidad que tras sí dejaron sacerdotes, seglares o religiosos, que luego, por circunstancias a veces de orden político, en ocasiones de tipo económico, en otras ocasiones de simple descuido humano, no se llegó a recoger y plasmar jurídicamente! La Iglesia recuerda a todos ellos en la fiesta de Todos los Santos. Y conserva con cariño la mención que la Historia le ha legado de algunos desconocidos, como San Lamberto, en su universal martirologio. Los modernos hagiógrafos nos explican lo sucedido en estos casos. Lamberto era un labrador santo que dio su sangre por Cristo. A los primeros destinatarios del martirologio que recogió su nombre no hacía falta decirles más. Unos le recordarían personalmente: otros habrían oído hablar de él a sus padres o amigos. La simple mención de su martirio, el día de su natalicio para el cielo, bastaba. Pero los años pasaron; las circunstancias, que antes eran tan conocidas, se fueron borrando de la memoria de los hombres, y la hermosa y edificante historia del santo labrador quedó reducida a sólo su nombre en el martirologio. Es decir, no a eso sólo, porque Lamberto gozaba ya en el cielo del premio a su heroísmo e interponía su mediación en favor de quienes, corno los labradores de las tierras de Teruel, se refugiaban bajo su glorioso patrocinio. Para el cristiano, su nombre, como el de tantos otros a quienes pudiéramos llamar "santos sin historia”, es fuente de gran consuelo. Lo que al tender a la santificación buscamos no es una gloria humana, efímera y frágil, como lo demuestra el caso de estos hombres que un día hicieron actos heroicos que hoy desconocemos por completo, sino una gloria mil veces más firme y duradera. Lo que hoy no sabemos lo supo y lo sigue sabiendo Dios, que es quien se lo premia. Nuestras acciones buenas, aun las mal interpretadas por los hombres que nos rodean, son bien conocidas por Dios, nuestro supremo y último Juez. Y este su definitivo juicio, y no el contingente de la Historia, es el que verdaderamente nos interesa. Nada sabe la Historia hoy de San Lamberto. Pero él goza de la visión de Dios, que con sus desconocidas acciones mereció en sus tiempos. Nos quedan, en cambio, sus reliquias. Perdida la memoria de la existencia misma de la cripta de Santa Engracia, el 12 de marzo de 1389, al realizar unas obras, apareció de nuevo, y se reavivó con esta ocasión el culto de los mártires. Pero todavía recibió mayor impulso con motivo del paso del papa Adriano VI por Zaragoza. Sabido es que este papa fue elegido encontrándose en Vitoria y que desde esta ciudad emprendió su viaje hasta Tortosa, donde embarcó para ir a Roma. Forzoso le era, siguiendo el curso del Ebro, pasar por Zaragoza, y así lo hizo, visitando entonces la iglesia de las Santas Masas, o de Santa Engracia. Mostró con esta ocasión particular devoción a Lamberto, glorioso homónimo de otros santos de ese mismo nombre, muy venerados en su tierra natal de Flandes. Y tanta fue su devoción, que mandó el Papa abrir el sepulcro para tomar de él alguna reliquia Y ocurrió que, al separar una quijada del santo cuerpo, salió tanta copia de sangre, según nos cuenta el célebre historiador padre Risco, que fue necesario recibirla en una fuente de plata, y hoy se conserva una buena porción de ella en un relicario de cristal. La devoción mostrada por Adriano VI y el suceso prodigioso de salir sangre fresca del cuerpo santo, acrecentó la devoción de Zaragoza hacia San Lamberto. Por eso se determinó edificar en el sitio en que San Lamberto fue martirizado un convento de la Orden de la Santísima Trinidad. Se comenzó éste el año 1522, concurriendo los zaragozanos con copiosas limosnas, Para estimularles en esta tarea expidió el Papa el 22 de junio del mismo año un breve, en el que expresa con gran ternura su devoción hacia este santo. Cuenta Adriano VI cómo se había dirigido a él el padre Juan Ferrer, de la Orden de la Santísima Trinidad, exponiéndole el propósito que tenían de edificar el convento en el sitio en que se había verificado el martirio, y en el que aún se conservaba una mata plantada por el mismo Santo. "Nos, considerando el grandísimo afecto de devoción que ya desde hace tiempo teníamos a ese Santo, y continuamos teniéndole..., concedemos las indulgencias solicitadas." Concluido el convento, se trasladó a él una canilla del brazo de San Lamberto con parte de la sangre de que se ha hecho memoria. En los tiempos siguientes se mejoró todavía más su fábrica, llegando a ser, cuando el padre Risco escribe, "un convento suntuoso, que mantiene un buen número de religiosos, cuya virtud y observancia hacen resplandecer el espiritual edificio”. Desaparecido el convento con los tristes avatares de la desamortización, la devoción a San Lamberto se refugió únicamente en la cripta de la iglesia de Santa Engracia. La voladura del monasterio, ocurrida en 1808, respetó las reliquias de los santos. Llevadas a la Seo, pasaron después a la sacristía del Pilar y a una de las parroquias de Zaragoza, hasta que, restaurada la cripta entre los años 1813 a julio de 1819, pudieron volver a ella. La cripta no tiene ya el carácter vetusto y primitivo que un día debió de tener. No obstante, los zaragozanos, a cuya diócesis se incorporó recientemente la parroquia de Santa Engracia, que durante siglos perteneció a la de Huesca, continúan siendo fieles a la devoción a sus gloriosos mártires, a los que el 26 de abril de 1480 tomaron por patronos de la ciudad. El Concejo de ésta ejerce, a su vez, patronato sobre la misma cripta. ¡Felicidades a quien lleve este nombre!
http://es.catholic.net/santoral Recolha, transcrição e tradução incompleta de António Fonseca

UM ANO COM SÃO PAULO (50)

23 de Setembro
O HOMEM VELHO E O NOVO (Ef. 4, 17-24)
Paulo, adverte: não persistais em viver como os pagãos. E traça um quadro, com tintas carregadas dessa vida dissoluta. Tornando-vos discípulos de Cristo, tendes uma vida nova. Renunciai à velha humanidade que leva à corrupçâo. A nova humanidade é uma nova criaçao, à imagem de Deus.
17 Portanto, eis o que digo e conjuro no Senhor: não persistais em viver como os pagãos, que andam à mercê de suas ideias frívolas.
18 Têm o entendimento obscurecido. A sua ignorância e o endurecimento do seu coração mantêm-nos afastados da vida de Deus.
19 Indolentes, entregaram-se à dissolução, à prática apaixonada de toda a espécie de impureza.
20 Vós, porém, não foi para isto que vos tornastes discípulos de Cristo.
21 se é que dele ouvistes falar e deles aprendestes, como convém à verdade em Jesus.
22 Renunciai à vida passada, despojai-vos do homem velho, corrompido pelas concupiscências enganadoras.
23 Renovai sem cessar o sentimento da vossa alma,
24 e revesti-vos do homem novo, criado à imagem de Deus, em verdadeira justiça e santidade.
Frase para recordar:
Renunciai à vida passada, despojai-vos do homem velho
24 de Setembro
EXERCÍCIO DAS VIRTUDES (Ef. 4, 25-32)
O homem novo deve renunciar a tudo o que é velho, mentira, cólera, ressentimento, roubo, palavrões, amargura, ira, indignação, gritaria, calúnia, malícia... Pelo contrário, deve crescer em todas as virtudes opostas a estes defeitos.
Negrito
25 Por isso, renunciai à mentira. Cada um diga a verdade ao seu próximo, pois somos membros uns dos outros.
26 Mesmo em cólera, não pequeis. Não se ponha o sol sobre o vosso ressentimento.
27 Não deis lugar ao demónio.
28 Quem era ladrão não torna e roubar, antes trabalhe seriamente por realizar o bem com as suas próprias mãos, para ter com que socorrer os necessitados.
29 Nenhuma palavra má saía da vossa boca, mas só a que for útil para a edificação, sempre que for possível, e benfazeja aos que ouvem.
30 Não contristeis o Espírito Santo de Deus, com o qual estais selados para o dia da Redenção.
31 Toda a amargura, ira, indignação, gritaria e calúnia sejam desterradas do meio de vós, bem como toda a malícia.
32 Antes, sede uns com os outros bondosos e compassivos. Perdoai-vos uns aos outros, como também Deus vos perdoou, em Cristo.
Frase para recordar:
Não contristeis o Espírito Santo de Deus.
25 de Setembro
CARIDADE. FUGA DA IMPUREZA (Ef. 5, 1-7)
Jesus propõe o Pai como exemplo: sede perfeitos como o Pai Celestial. Paulo convida os Efésios a ser imitadores de Deus, como filhos muito amados. Convida-os a crescer na caridade, a fugir da avareza e da impureza.
1 Sede, pois, imitadores de Deus como filhos muito amados.
2 Progredi na caridade, segundo o exemplo de Cristo, que nos amou e se entregou por nós a Deus como oferenda e sacrifício de agradável odor.
3 Quanto à fornicaçao, à impureza, sob qualquer forma, ou à avareza, que disto nem sequer se faça menção entre vós, como convém a santos.
4 Nada de obscenidades, de conversas tolas ou levianas, porque tais coisas não convêm; em vez disso, acções de graças..
5 Porque sabei-o bem: nenhum dissoluto, ou impuro, ou avarento - verdadeiros idólatras! - terá herança no Reino de Cristo e de Deus.
6 E ninguém vos seduza com vãos discursos. estes são os pecados que atraem a ira de Deus sobre os rebeldes.
7 Não vos comprometais com eles.
Frase para recordar:
Progredi na caridade, segundo o exemplo de Cristo que nos amou e se entregou por nós.
26 de Setembro
PROCEDER DOS FILHOS DE DEUS (Ef. 5, 8-14)
Paulo, opõe o mundo das trevas, ao mundo da luz. O mundo das trevas é o mundo do mal, o mundo da luz é mundo das obras boas. Os cristãos estão no mundo da luz por isso devem fazer tudo o que é agradável ao Senhor. Os que vivem nas trevas fazem ocultamente coisas de que até é vergonhoso falar.
8 Outrora éreis trevas, mas agora sois luz no Senhor: comportai-vos como verdadeiras luzes.
9 Ora, o fruto da luz é bondade, justuiça e verdade.
10 Procurai o que é agradável ao Senhor.
11 e não tenhais cumplicidade nas obras infrutíferas das trevas, pelo contrário, condenai-as abertamente.
12 Porque as coisas que tais homens fazem ocultamente é vergonhoso até falar delas.
13 Mas tudo isto, ao ser reprovado, torna-se manifesto pela luz.
14 E tudo o que se manifesta deste modo torna-se luz. Por isto (a Escritura) diz: Desperta, tu que dormes! Levanta-te dentre os mortos e Cristo te iluminará (Is 26, 19; 60, 1)!
Frase para recordar:
Procurai o que é agradável ao Senhor.
27 de Setembro
PRUDÊNCIA E SOBRIEDADE (Ef. 5, 15-20)
O apóstolo recomenda sensatez e prudência. O discípulo de Cristo deve fazer frequentemente o seu exame de consciência para ver como está a viver. Estes tempos da Igreja até à "parusia" são maus.
Em vez da embriaguez pelo vinho, o cristão deve deixar-se embriagar pelo Espírito Santo. talvez haja aqui uma alusão ao Pentecostes (Act. 2, 13-16).
15 Vigiai, pois, com cuidado sobre a vossa conduta; que não seja conduta de insensatos, mas de sábios,
16 que aproveitam ciosamente o tempo, pois os dias são maus.
17 Não sejais imprudentes, mas procurai compreender a vontade de Deus.
18 Não vos embriagueis com vinho, que é uma fonte de devassidão, mas enchei-vos do Espírito.
19 Recitai entre vós salmos, hinos e cânticos espirituais. cantai e celebrai de todo o coraçâo os louvores do Senhor.
20 Rendei graças, sem cessar e por todas as coisas, a Deus Pai, em nome de nosso Senhor Jesus Cristo!
Frase para recordar:
Enchei-vos do Espírito.
Do livro
UM ANO COM SÃO PAULO,
do Pde Januário Santos
Recolha e transcrição de
António Fonseca

Peregrinação - Candal e Santa Marinha - 24-MAIO

Ontem, dia 17 de Junho, desloquei-me de propósito, à Igreja do Candal, para entregar em mão, um DVD em que inseri as fotos e vídeo referentes à visita-peregrinação que esta paróquia conjuntamente com a de Santa Marinha, efectuou no passado dia 24 de Maio ao Santuário Jubilar da Igreja da Comunidade de S. Paulo do Viso, por um grupo de cerca de 150 pessoas e que foi dirigida pelo seu pároco, Reverº Padre António Manuel Barbosa Ferreira - com quem tive o prazer de trocar algumas palavras, na altura - tendo eu tomado o compromisso de, logo que me fosse possível - ir ali entregar o vídeo e, bem assim, efectuar uma visita à referida igreja do Candal.
Infelizmente, o Pde Barbosa, não me pôde receber, devido naturalmente, aos seus grandes afazeres e por isso não pude fazer entrega do DVD nem trocar impressões com ele sobre o que eu achei da sua Igreja nem sobre qualquer assunto.
Foi pena porque apenas lhe ocuparia uns 5 minutos, mas paciência... ficará para outra altura, se bem que tão cedo não vejo hipótese de me deslocar lá novamente mas decerto tal irá acontecer, possivelmente a curto prazo, digo eu...
Aproveito para repetir a publicação da "notícia" que fiz em 24 de Maio:
Peregrinação em 24 de Maio de 2009, das paróquias do Candal e de Santa Marinha (Vila Nova de Gaia) ao Santuário Jubilar da Igreja da Comunidade de S. Paulo do Viso
Integrada no âmbito do Ano Paulino, no qual a Igreja da Comunidade de S. Paulo do Viso, foi designada comoSantuário Jubilar, pela Diocese do Porto, as paróquias do Candal e de Santa Marinha, de Vila Nova de Gaia, efectuaram hoje, dia 24 de Maio, uma peregrinação a pé a esta Comunidade.
Alinhar ao centroO grupo de peregrinos era composto na sua maior parte por cerca de 150 pessoas representando escuteiros, catequistas, acólitos (adolescentes e jovens) e outros elementos menos jovens que colaboram nas referidas paróquias. A peregrinação a pé foi orientada pelo Revº Padre António Manuel Barbosa Ferreira, Pároco do Candal eAdmnistrador Paroquial de Santa Marinha.
Chegaram cerca das 9 horas e 45 minutos e pouco depois das 10 horas o Padre Barbosa, acolitado pelo seu grupo de acólitos, iniciou a celebraçâo eucarística, não sem antes, o Dr. Bernardino Chamusca, em representação do nosso Pároco Dr. Manuel, Correia Fernandes - que não pôde estar presente pelo facto de estar a celebrar naIgreja Paroquial da Senhora do Porto, nesse mesmo momento - deu as Boas vindas aos peregrinos, fazendo também uma pequena resenha da história desta Comunidade, da Igreja e do seu Patrono S. Paulo. referindo ainda a próxima colocaçâo de uma nova imagem de Nossa Senhora do Rosário, em 31 do corrente mês.
O Coro da Juventude de S. Paulo do Viso, acompanhou a celebração dominical. No fim desta, um grupo de jovens das paróquias do Candal - Santa Marinha proporcionou um quadro representativo da frase de S. Paulo "SE NÃO TIVER AMOR NADA SOU", que foi muito aplaudido pela Assembleia
Mini-reportagem e fotos de António Fonseca
Alinhar ao centro

UM ANO COM SÃO PAULO (49)

18 de Setembro
O MISTÉRIO DA SALVAÇÃO DOS GENTIOS (Ef. 3, 1-6)
Paulo, prisioneiro de Jesus Cristo, declara que é apóstolo dos pagãos. Não se trata duma divisão territorial mas de uma descoberta: o Messias esperado por Israel veio também para os não judeus.
Foi-lhe concedida a graça de anunciar aos pagãos a inexplorável riqueza de Cristo.
1 Por essa causa é que eu, Paulo, estou prisioneiro de Jesus Cristo por amor de vós, gentios. -
2 Vós deveis ter aprendido o modo como Deus me concedeu esta graça que me foi feita a vosso respeito.
3 Foi por revelação que me foi manifestado o mistério que acabo de esboçar.
4 Lendo-me, podereis entender a compreensão que me foi concedida do mistério cristão,
5 que em outras geraçoes não foi manifestado aos homens das maneira como agora tem sido revelado pelo Espírito aos seus santos apóstolos e profetas.
6 A saber: que os gentios são co-herdeiros connosco (que somos judeus), sâo membros do mesmo corpo e participantes da promessa em Jesus Cristo pelo Evangelho.
Frase para recordar:
Lendo-me, podereis entender a compreensão que me foi concedida do mistério cristão.
19 de Setembro
O MISTÉRIO DA SALVAÇÃO DOS GENTIOS (2) (Ef. 3, 7-13)
Negrito
7 Eu me tornei servo deste Evangelho em virtude da graça que me foi dada pela omnipotente acção divina.
8 A mim, o mais insignificante de todos os santos, coube-me a graça de anunciar entre os pagãos a inexplorável riqueza de Cristo.
9 e a todos manifestar o desígnio salvador de Deus, mistério oculto deste a eternidade emDeus, que tudo criou.
10 Assim, de ora em diante, as dominações e as potestades celestes podem conhecer, pelaIgreja, a infinita diversidade da sabedoria divina.
11 de acordo com o desígnio eterno que Deus realizou em Jesus Cristo, nosso Senhor.
12 Pela fé que nele depositamos, temos plena confiança de nos aproximarmos de Deus.
13 Por isso vos rogo que não desfaleçais nas minhas tribulações que sofro por vós: elas sâo a vossa glória.
Frase para recordar:
Não desfaleçais nas minhas tribulações que sofro por vós: elas sâo a vossa glória.
20 de Setembro
SÚPLICA PARA COMPREENDER O AMOR DE CRISTO (Ef. 3, 14-21)
O capítulo 3 da carta aos Efésios termina com uma súplica para compreender o amor deJesus: compreender, habitar e entender...
Paulo pede para compreender a largura, o comprimento, a altura e a profundidade... Enquanto nós reconhecemos três dimensões, os hebreus concebiam quatro. para eles, aprofundidade subterrânea não continuava para a altura.
14 Por esta causa dobro os joelhos diante do Pai,
15 ao qual deve a sua existência toda a família no céu e na terra,
16 para que vos conceda segundo o seu glorioso tesouro, que sejais poderosamente robustecidos pelo seu Espírito em vista ao crescimento do vosso homem interior.
17 Que Cristo habite pela fé em vossos corações, arraigados e consolidados na caridade.
18 a fim de que possais, com todos os cristãos, compreender qual seja a largura, ocomprimento, a altura e a profundidade,
19 isto é, conhecer a caridade de Cristo, que desafia todo o conhecimento e sejais cheios de toda a plenitude de Deus.
20 Àquele que, pela virtude que opera em nós, pode fazer infinitamente mais do que tudo quanto pedimos ou entendemos,
21 a ele seja dada glória na Igreja, e em Cristo Jesus, por todas as gerações, para sempre.Ámen.
Frase para recordar:
Que Cristo habite pela fé em vossos corações, arraigados e consolidados na caridade.
21 de Setembro
UNIDADE NA IGREJA (Ef. 4, 1-6)
Paulo, na prisão, exorta os seus filhos espirituais a levar uma vida digna de cristãos. Elenca sete factores como necessários para a unidade e utiliza a imagem do corpo para o sublinhar.
A fórmula final "um só Senhor, uma só fé, um só baptismo, um só Deus..."
tem sabor litúrgico.
1 Exorto-vos, pois, eu prisioneiro que sou pela causa do Senhor, que leveis uma vida digna da vocação à qual fostes chamados,
2 com toda a humildade e amabilidade, com grandeza de alma, suportando-vos mutuamente com caridade.
3 Sede solícitos em conservar a unidade do Espírito no vínculo da paz.
4 Sede um só corpo e um só espírito, assim como fostes chamados pela vossa vocação a uma só esperança.
5 Há um só Senhor, uma só fé, um só baptismo,
6 há um só Deus e Pai de todos, que actua acima de todos, para todos e em todos.
Frase para recordar:
Exorto-vos, a que leveis uma vida digna da vocação à qual fostes chamados.
22 de Setembro
DIVERSIDADE DE FUNÇÕES (Ef. 4, 7-16)
Cada um de nós tem o seu dom. Deve apreciá-lo e utilizá-lo para bem da comunidade,
"para a construção do corpo de Cristo",
até atingir o estado de homem feito.
7 Mas a cada um de nós foi dada a graça, segundo a medida do dom de Cristo,
8 pelo que diz: Quando subiu ao alto, levou muitos cativos, cumulou de dons os homens (Sal 67, 19).
9 Ora que quer dizer ele subiu, senão que antes havia descido a esta terra?
10 Aquele que desceu é também o que subiu acima de todos os céus, para encher todas as coisas.
11 A uns ele constituiu apóstolos, a outros, profetas; a outros, evangelistas, pastores, doutores,
12 para o aperfeiçoamento dos cristãos, para o desempenho da tarefa que visa a construção do corpo de Cristo,
13 até que todos tenhamos chegado à unidade da fé e do conhecimento do Filho de Deus, até atingirmos o estado de homem feito, a estatura da maturidade de Cristo.
14 Para que não continuemos crianças ao sabor das ondas, agitados por qualquer sopro de doutrina, ao capricho da malignidade dos homens e seus artifícios enganadores.
15 Mas, pela prática sincera da caridade, cresçamos em todos os sentidos, naquele que é a cabeça, Cristo.
16 É por ele que todo o corpo - coordenado e unido por articulações que estâo ao seu dispor, trabalhando cada um conforme a actividade que lhe é própria - efectua esse crescimento, visando a sua plena edificação na caridade.
Frase para recordar:
Não continuemos crianças ao sabor das ondas, agitados por qualquer sopro de doutrina, ao capricho da malignidade dos homens...
Do livro
UM ANO COM SÃO PAULO,
do Pde Januário Santos
Recolha e transcrição de
António Fonseca