OS MEUS DESEJOS PARA TODOS

RecadosOnline.com

domingo, 30 de agosto de 2009

ROSA DE LIMA, Santa (e outros) – 30 de Agosto

Rosa de Lima, Santa
A primeira mulher declarada santa de todo o continente americano, 30 de agosto.

Rosa de Lima, Santa

Rosa de Lima, Santa

Padroeira de Peru, América e das Filipinas
Agosto 30

Etimologicamente significa ”rosa, jardim florido”. Vem da língua latina. A primeira mulher declarada santa de todo o continente americano.
O Papa Inocêncio IX disse desta santa um elogio admirável: "Provavelmente não terá havido na América um missionário que com suas pregações haja logrado mais conversões que as que Rosa de Lima obteve com sua oração e suas mortificações". O que é dizer muito.
Isabel Flores de Oliva, filha de Gaspar de Flores e Maria de Oliva, que por sua beleza recebeu popularmente o nome de "Rosa" a que ela acrescentou "de Santa Maria" No baptismo lhe puseram o nome de Isabel,mas logo a mamã ao ver que com o passar dos anos seu rosto se mostrava rosado e formoso como uma rosa, começou a chamá-a com o nome de Rosa. E o Sr. Arcebispo ao dar-lhe a confirmação lhe pôs definitivamente esse nome, com o qual é conhecida agora em todo o mundo.
Nos anos em que nasceu Santa Rosa de Lima, a sociedade de sua época, própria de um período colonial, estava orientada em vários aspectos pelo ideal de ter mais. Há ali famílias potentes, outras de pequenos proprietários e a grande maioria de camponeses, negros e mulatos, que são tratados como escravos. A família de Rosa é de pequenos proprietários. Os pais de Rosa se esforçam em dar-lhe uma séria educação humana ademais de proporcionar-lhe uma sólida formação na fé.
Lima tiene una comunidad pionera en la evangelización: el convento de Santo Domingo. Allí los seglares pueden participar en la liturgia, reunirse a meditar la Palabra de Dios y colaborar temporalmente en los puestos misionales o "doctrinas".
Desde pequeñita Rosa tuvo una gran inclinación a la oración y a la meditación. Un día rezando ante una imagen de la Virgen María le pareció que el niño Jesús le decía: "Rosa conságrame a mí todo tu amor". Y en adelante se propuso no vivir sino para amar a Jesucristo. Y al ir a su hermano decir que si muchos hombres se enamoraban perdidamente era por la atracción de una larga cabellera ó de una piel muy hermosa, se cortó el cabello y se propuso llevar el rostro cubierto con un velo, para no ser motivo de tentaciones para nadie. Quería dedicarse únicamente a amar a Jesucristo.
Rosa en su interior vive un dilema: por un lado siente vocación de religiosa contemplativa y, por otros, percibe la imperiosa llamada a realizar esta vocación en el interior de su familia, trabajando por el Reino de Dios desde fuera del convento, esto sucedió así:
Se había propuesto irse de monja agustina. Pero el día en que fue a arrodillarse ante la imagen de la Virgen Santísima para pedirle que le iluminara si debía irse de monja ó no, sintió que no podía levantarse del suelo donde estaba arrodillada. Llamó a su hermano a que le ayudara a levantarse pero él tampoco fue capaz de moverla de allí. Entonces se dio cuenta de que la voluntad de Dios era otra y le dijo a Nuestra Señora: "Oh Madre Celestial, si Dios no quiere que yo me vaya a un convento, desisto desde ahora de su idea". Tan pronto pronunció estas palabras quedó totalmente sin parálisis y se pudo levantar del suelo fácilmente.
A sus 20 años encuentra el camino: ser pobre por la fraternidad universal ingresando en la Orden de Predicadores, en su movimiento seglar, había sucedido que ella vino a saber que la más famosa terciaria dominica es Santa Catalina de Siena (29 de abril) y se propuso estudiar su vida e imitarla en todo. Y lo logró de manera admirable. Se fabricó una túnica blanca y el manto negro y el velo también negro para la cabeza, y así empezó a asistir a las reuniones religiosas del templo.
Su padre fracasó en el negocio de una mina y la familia quedó en gran pobreza. Entonces Rosa se dedicó durante varias horas de cada día a cultivar un huerto en el solar de la casa y durante varias horas de la noche a hacer costuras, para ayudar a los gastos del hogar. Como dominica seglar da clases a los niños, incluyendo aprendizaje de instrumentos musicales (guitarra, arpa, cítara). En aquel hogar la vida es sencilla, pero lo necesario nunca falta.
Participa en la Eucaristía en el Convento de Santo Domingo. Al fondo de su casa, en la huerta de sus padres, construye una cabaña, una ermita, con el fin de asimilar más el Evangelio en la oración; allí entra en comunión con Dios, con los hombres y con la naturaleza. Sólo Dios la va retribuyendo y ella se va forjando como mujer de "contemplación en lo secreto". A esto une una serie de mortificaciones. Explica en sus escritos que la mortificación es necesaria para ser saciados por el Espíritu de Dios, para vivir orientados por el Espíritu Santo, para renovar la faz de la tierra a partir de uno mismo. Frente a sus prójimos es una mujer comprensiva: disculpa los errores de los demás, persona las injurias, se empeña en hacer retornar al buen camino a los pecadores, socorre a los enfermos. Se esfuerza en la misericordia y la compasión.
Es difícil encontrar en América otro caso de mujer que haya hecho mayores penitencias, lo primero que se propuso mortificar fue su orgullo, su amor propio, su deseo de aparecer y de ser admirada y conocida. Y en ella, como en todas las cenicientas del mundo se ha cumplido lo que dijo Jesús: "quien se humilla será enaltecido".-
Una segunda penitencia de Rosa de lima fue la de los alimentos. Su ayuno era casi continuo. Y su abstinencia de carnes era perpetua. Comía lo mínimo necesario para no desfallecer de debilidad. Aún los días de mayores calores, no tomaba bebidas refrescantes de ninguna clase, y aunque a veces la sed la atormentaba, le bastaba mirar el crucifijo y recordar la sed de Jesús en la cruz, para tener valor y seguir aguantando su sed, por amor a Dios.
Dormía sobre duras tablas, con un palo por almohada. Alguna vez que le empezaron a llegar deseos de cambiar sus tablas por un colchón y una almohada, miró al crucifijo y le pareció que Jesús le decía: "Mi cruz, era mucho más cruel que todo esto". Y desde ese día nunca más volvió a pensar en buscar un lecho más cómodo.
Los últimos años vivía continuamente en un ambiente de oración mística, con la mente casi ya más en el cielo que en la tierra. Su oración y sus sacrificios y penitencias conseguían numerosas conversiones de pecadores, y aumento de fervor en muchos religiosos y sacerdotes. En la ciudad de Lima había ya una convicción general de que esta muchacha era una verdadera santa.-
Rosa de Lima, pasó los tres últimos años de su vida en la casa de Don Gonzalo de Massa, desde 1614 a 1617. Don Gonzalo era un empleado rico del gobierno y su esposa, María de Uzategui, tenía un gran aprecio por Rosa. Durante la penosa y larga enfermedad que precedió a su muerte, la oración de la joven era: "Señor, auméntame los sufrimientos, pero auméntame en la misma medida tu amor".
Desde 1614 ya cada año al llegar la fiesta de San Bartolomé, el 24 de agosto, demuestra su gran alegría. Y explica el porqué de este comportamiento: "Es que en una fiesta de San Bartolomé iré para siempre a estar cerca de mi redentor Jesucristo". Y así sucedió. El 24 de agosto del año 1617, después de terrible y dolorosa agonía, expiró con la alegría de irse a estar para siempre junto al amadísimo Salvador a los 31 años.
Y a esta muchacha de condición económica pobre y sin muchos estudios, le hicieron un funeral poco común en la ciudad de Lima. La primera cuadra llevaron su ataúd los monseñores de la catedral, como lo hacían cuando moría un arzobispo. La segunda cuadra lo llevaron los senadores (u oidores), como lo hacían cuando moría un virrey. Y la tercera cuadra lo llevaron los religiosos de las Comunidades, para demostrarle su gran veneración. El entierro hubo que postponerlo porque inmensas multitudes querían visitar su cadáver, y filas interminables de fieles pasaban con devota veneración frente a él. Después la sepultaron en una de las paredes del templo
Su cuerpo se venera en la Basílica dominicana de Santo Domingo en Lima. Fue canonizada por Clemente X el 12 de abril de 1671. Desde ese año Toda América Meridional y Filipinas la veneran como patrona.
Así es, como es celebrada como la primera flor de santidad de América, insigne por la fragancia de su penitencia y oración. Dotada de brillantes cualidades y dotes de ingenio que tuvo ya desde niña se consagra al Señor con voto de virginidad. Sintió profunda veneración por Santa Catalina de Siena , con quien se advierte una sorprendente afinidad, así fue como por ello decidió en 1606, inscribirse en la Orden Seglar Dominicana para darse más plenamente a la perfección evangélica.
Esta amante de la soledad dedicó gran parte del tiempo a la contemplación deseando también introducir a otros en los arcanos de la "oración secreta", divulgando para ello libros espirituales. Anima a los sacerdotes para que atraigan a todos al amor a la oración.
Recluida frecuentemente en la pequeña ermita que se hizo en el huerto de sus padres, abrirá su alma a la obra misionera de la Iglesia con celo ardiente por la salvación de los pecadores y de los "indios". Por ellos desea dar su vida y se entrega a duras penitencias, para ganarlos a Cristo. Durante quince años soportará gran aridez espiritual como crisol purificador. También destaca por sus obras de misericordia con los necesitados y oprimidos.
Rosa arde em amor a Jesus na Eucaristia e em funda piedade para com sua Mãe, cujo rosário propaga com infatigável zelo, estimando que todo o cristão "
deve pregá-lo com a palavra e tê-lo gravado no coração".
Os milagres começaram a suceder-se em favor dos que invocavam a intercessão de Rosa, e o sumo pontífice a declarou santa e a proclamou Padroeira de América Latina, Rosa de Lima, é a mais bela rosa que há produzido nosso continente.

Santa Rosa de Lima

Hino

Quando, Senhor, em quieta lotananza
Se acendem os fulgores deste dia,
Não deixes avivar nossa esperança,
Atende ao coração que em ti confia.
Vão a passar por mãos laboriosas
Os grãos de um rosário de ilusões,
Acolhe-as, Senhor, que são formosas,
Amor e dom de nossos corações.
Mulher cheia de Deus, oh Santa Rosa,
Viver para o Senhor, para o Amado,
Foi a ânsia de teu amor, graça divina,
Levada de sua força e de sua mão.
Não esqueças os que vamos de caminho
Seguindo no deserto tuas pisadas,
Advoga ante o Senhor favor divino,
Seguir como seguiste suas chamadas.
Proclamem nossos lábios a grandeza
Do Padre que em nossa herança a pobreza,
Nos enche de seu amor o Fogo Santo. Ámen

ORAÇÃO A SANTA ROSA DE LIMA

Santa Rosa, "Rosa e Rainha do Peru", acesa no amor a Deus e com fé, te separaste do mundo e te entregaste a Cristo no meio de admiráveis penitências.
Quiseste ser apóstola e levar a todos os homens até Jesus. Para isso renunciaste a tua formosura e a teus atractivos humanos, mortificando teu corpo... Alcança-nos o caminho da verdadeira vida para que cheguemos a gozar um dia dos bens eternos. Por Jesus Cristo nosso Senhor. Ámen.

ORAÇÃO

Oh esclarecida Virgem, Rosa celestial, que com o bom aroma de vossas virtudes haveis enchido de fragrância a toda a Igreja de Deus e merecido na glória uma coroa imarcescível; a vossa protecção acudimos para que nos alcances de vosso celestial Esposo um coração desprendido das vaidades do mundo e cheio de amor divino.
¡Oh flor a mais formosa e delicada que há produzido a terra americana!, portento da graça e modelo das almas que desejam seguir de perto as pegadas do Divino Mestre, obtende para nós as bênçãos do Senhor. Protegei a Igreja, sustentai as almas boas e apartai do povo cristão as trevas dos erros para que brilhe sempre majestosa a luz da Fé e para que Jesus, vida nossa, reine nas inteligências de todos os homens e nos admita algum dia em sua eterna e ditosa mansão. Ámen.

Em alguns almanaques ou calendários figura a festa de Santa Rosa de Lima em 23 de agosto, nos calendários provenientes de Latinoamérica figura em 30 de agosto, seja uma ou outra data ..... ¡Felicidades às Rosas!

Pamaquio, Santo

 

Biografía, 30 de agosto

Agosto 30

É um dos homens da órbita de S. Jerónimo.
Pertenceu à família dos Camilos cujas possessões no norte de África lhes faziam imensamente ricos. Provavelmente Pamaquio foi cristão de toda a vida. Recebeu uma esmerada educação em retórica, eloquência e literatura sagrada. Foi na juventude companheiro de Jerónimo e mantiveram a amizade inclusive mais além da interrupção que supôs a marcha no deserto de Jerónimo no ano 370, data em torno da qual passa Pamaquio a formar parte do Senado.
Talvez não haja entendido de todo aquele brotar de generosidade na oração e possivelmente julgou como extremoso o rigor da penitência que o grupo Jeronimiano propiciava com tanto ênfase. De facto, bastantes cristãos de Roma o julgaram excessivo e criticaram abundantemente o santo, bem por erro, bem porque a incondicional atitude evangélica de um pequeno círculo cristão era uma crítica muda para sua cómoda mediocridade.
O caso é que contraiu matrimónio com Paulina, filha de santa Paula, aquela mulher asceta que seguiu junto com Eustoquia o santo penitente ao deserto.
Con su olfato cristiano, Pamaquio detectó y puso de manifiesto los errores doctrinales de Joviniano y tuvo la valentía de exponerlos con claridad al papa Siricio que se vió obligado a condenar la herejía unos años más tarde, en el 390. Para poder hacerse con seguridad cargo de los peligros que encerraba la enseñanza joviniana, se vio necesitado de recurrir frecuentemente con consultas específicas a Jerónimo.
A la muerte de Paulina por un mal parto, en el año 393, cuando llevaban solamente cinco años de matrimonio, comenzó Pamaquio a desarrollar una caridad con obras altamente llamativas. Organizó un banquete para los pobres; no lloró, sino que se dedicó a hacer; no se lamentó, pero llenó sus días con obras de misericordia. Tomando lección de la Sagrada Escritura, meditada a diario, se convenció de que la caridad cubre la multitud de los pecados. Los cojos, ciegos, paralíticos y tullidos son los herederos de Paulina. Y como las voces vuelan, continuamente se le ve por Roma acompañado de una nube de pobres a su alrededor.
Este hombre de la caridad levantó en el puerto romano un hospital para atender a los extranjeros, donde él mismo, con sus propias manos, curaba y atendía a los enfermos y moribundos. Quizá influyó en Pamaquio la clara y animosa ayuda de su amigo Jerónimo quien le dice por carta que no se contente con "ofrecer a Cristo tu dinero, sino a ti mismo. Fácilmente se desecha lo que sólo se nos pega por fuera, pero la guerra intestina es más peligrosa; si ofrecemos a Cristo nuestros bienes con nuestra alma, los recibe de buena gana, pero si damos lo de fuera a Dios y lo de dentro al Diablo, el reparto no es justo".
Preocupado no sólo por los cuerpos, sino principalmente de las almas, ejerció un ordenado apostolado epistolar, escribiendo frecuentes y sólidas cartas dirigidas a los que administran sus posesiones en Numidia y atienden sus tierras para sacarlos de la herejía de Donato que había hecho estragos entre los cristianos poco cultos o débiles en la fe; fue una labor altamente encomiada por Agustín de Hipona que le agradece su intervención en una carta escrita en el año 401.
Morreu no ano 410, pouco antes do dramático saque de Roma.
Pamaquio permaneceu secular -laico- toda sua vida, dando um testemunho claro de amor a Deus e de coerência de fé cristã. Prestou serviço à sociedade desde os mais altos cargos profissionais e administrou rectamente os bens patrimoniais não olhando só ao proveito próprio, mas tendo em conta as necessidades de seus contemporâneos. Um exemplo para a maior parte dos fieis cristãos de todos os tempos.

 

Juan de Mayorga, Santo
Mártir pintor, 30 de agosto

Mártir
Agosto 30

Etimologicamente significa “Deus é misericórdia”. Vem da língua hebraica.
Tu conheces o Evangelho: Jesus te convida a amar e orar pelos que te fazem dano. O coração encontra paz quando, recusados e humilhados, confiamos a Deus, sem o deixar para mais tarde, aqueles que nos hão ferido.
Juan soube embelezar a vida de quantos o rodeavam com sua pintura. E nos momentos duros porque teve que atravessar, sentia em suas veias que Deus o convidava a segui-lo e a reconciliar-se incluso com seus inimigos.
Nasceu em San Juan del Puerto, França, perto da fronteira de Valcarlos em Navarra, no ano 1533.
Desde criança sentia verdadeira paixão pela pintura. Seus quadros eram altamente apreciados em Zaragoza.
Nesta cidade, meditando e rezando muito, se deu conta de que sua vida estaria plenamente realizada se entrava na Companhia de Jesus.
E nela entrou no ano 1568. Suas ânsias missionárias eram imensas.
Estando em Valência, pediu permissão aos superiores para embarcar para o Brasil com outros santos, como Esteban Acebedo e Esteban Zudaire.
Todos esperavam muito de sua arte pictórica como meio para evangelizar.
Tudo lhe sorria porque suas ilusões se iam a levar a cabo.
Mas, de pronto, - sem esperá-lo - encontrou o martírio juntamente com seus companheiros.
O que ficou de sua vida foi seu testemunho, e seus quadros pintados em Zaragoza, Val del Rosal e Ilha da Madeira.
San Juan del Puerto, rota do caminho de Santiago. Lhe há dedicado diversas obras, sobretudo escolares e artísticas.
¡Felicidades a quem leve este nome!

Fiacro, Santo
Biografía, 30 de agosto

Agosto 30

Etimologicamente significa “orante, que reza”. Vem da língua celta.
Pôr-se à disposição de Deus para deixá-lo fazer, em todo momento em nós, aquilo que quer fazer sempre e que nós não deixamos nunca que faça.
Estas palavras são a essência para crescer na santidade em todos os tempos.
Este jovem viveu em sua Irlanda querida toda sua vida até que morreu no ano 670.
Se conta como um dos monges que vieram a França em tempos dos merovingios. Entrou em casa do bispo de Meaux, mas o que queria o rapaz irlandês era levar vida de eremita.
Por isso lhe cedeu uma parte do terreno para viver esse estilo de vida.
O bispo era consciente de que tinha a seu lado a um verdadeiro santo. As visitas não cessavam.
Rezava por elas e elas, lhes dava orientações e consolava suas penas ou os curava de suas enfermidades.
Com o tempo, construiu uma casa de acolhida para todos eles. Lhes dava de comer das coisas que colhia de sua horta.
Este jovem chegou a ser muito famoso em toda França, Renânia e nos Países Baixos. O invocavam sobretudo contra as enfermidades das hemorróidas.
Os enfermos acudiam a seu tumulo para que, ao contacto com a pedra debaixo da qual estava enterrado curassem da enfermidade que se chamava por aqueles anos “a enfermidade de S. Fiacro”.
Em 1637, a rainha Ana de Áustria veio ao seu tumulo para lhe pedir um filho varão. E no ano seguinte deu à luz ao futuro Luis XIV.
Seu marido Luis XIII levava sempre consigo a medalha de S. Fiacro, a beijava com fervor no momento de sua morte.
¡Felicidades a quem leve este nome!

Tomás Kempis, San
Sacerdote e Escritor, Agosto 30

Sacerdote
Autor da Imitação de Cristo

A fama mundial de Tomás de Kempis se deve a que ele escreveu A Imitação de Cristo: o livro que mais edições há tido, depois da Bíblia. Este precioso livrito é chamado "o consentido dos livros" porque se há tirado nas edições de bolso mais formosas e luxuosas, há tido já mais de 3,100 edições nos mais diversos idiomas do mundo. Sua primeira edição saiu em 1472, 20 anos antes da descoberta de América (um ano depois da morte do autor), e durante mais de 500 anos há tido umas 6 edições cada ano. Caso raro e excepcional.
Tomás nasceu em Kempis, perto de Colónia, na Alemanha, no ano 1380. Era um homem sumamente humilde, que passou sua larga vida (90 anos) entre o estudo, a oração e as obras de caridade, dedicando grande parte de seu tempo à direcção espiritual de pessoas que necessitavam de seus conselhos.


Começar por si mesmo.
Nesse tempo muitíssimas pessoas desejavam que a Igreja Católica se reformasse e voltasse a ser mais fervorosa e mais santa, mas poucos se dedicaram a reformar-se eles mesmos e a voltar a ser melhores. Tomás de Kempis se deu conta de que o primeiro passo que há que dar para obter que a Igreja voltasse a ser mais santa, era esforçar-se ele mesmo por voltar a ser melhor. E que se cada um se reformar a si mesmo, toda a Igreja se vai reformando pouco a pouco.

Uma associação muito útil.
Kempis se reunió con un grupo de amigos en una asociación piadosa llamada "Hermanos de la Vida Común", y allí se dedicaron a practicar un modo de vivir que llamaban "Devoción moderna" y que consistía en emplear largos ratos de oración, la meditación, la lectura de libros piadosos y en recibir y dar dirección espiritual, y dedicarse cada uno después con la mayor exactitud que le fuera posible a cumplir cada día los deberes de su propia profesión. Los que pertenecían a esta asociación hacían progresos muy notorios y rápidos en santidad y la gente los admiraba y los quería.

Uma ascensão difícil.
Tomás tiene muchos deseos de ser sacerdote, pero en sus primeros 30 años no lo logra porque sus tentaciones son muy fuertes y frecuentes y teme que después no logre ser fiel a su voto de castidad. Pero al fin entra a una asociación de canónigos (en Windesheim) y allí en la tranquilidad de la vida retirada del mundo logra la paz de su espíritu y es ordenado sacerdote en el año 1414. Desde entonces se dedica por completo a dar dirección espiritual, a leer libros piadosos y a consolar almas atribuladas y desconsoladas. Es muy incomprendido muchas veces y sufre la desilusión de constatar que muchas amistades fallan en la vida (menos la amistad de Cristo) y va ascendiendo poco a poco, aunque con mucha dificultad, a una gran santidad.

Ofícios delicados.
Dos veces fue superior de la comunidad de canónigos en su ciudad. Bastante tiempo estuvo encargado de la formación de los novicios. Después lo nombraron ecónomo pero al poco tiempo lo destituyeron porque su inclinación a la vida espiritual muy elevada no lo hacía nada apto para dedicarse a comerciar y a administrar dineros y posesiones. Su alma va pasando por períodos de mucha paz y de angustias y tristezas espirituales, y todo esto lo irá narrando después en su libro portentoso.

O livro que o fez famoso.
En sus ratos libres, Tomás de Kempis fue escribiendo un libro que lo iba a hacer célebre en todo el mundo: La Imitación de Cristo. De esta obra dijo un autor: "Es el más hermoso libro salido de la mano de un hombre" (Dicen que Kempis pidió a Dios permanecer ignorado y no conocido. Por eso la publicación de su libro sólo se hizo al año siguiente de su muerte). No lo escribió todo de una vez, sino poco a poco, durante muchos años, a medida que su espíritu se iba volviendo más sabio y su santidad y su experiencia iban aumentando. Lo distribuyó en cuatro pequeños libritos. Entre la redacción de un libro y la siguiente pasaron unos cuantos años.
El libro Primero de la Imitación de Cristo narra cómo es la lucha activa que hay que librar para convertirse y reformarse y los obstáculos que se le presentan a quiénes desean ser santos, entre los cuales está como principal: ser "la sirena" de este mundo, o sea la atracción, el deseo de darle gusto al propio egoísmo y de obtener honores, famas, altos puestos, riquezas y gozos sensuales y vida fácil y cómoda. Este primer librito es como el retrato de lo que Tomás tuvo que sufrir hasta sus 30 años de las luchas y peligros que se le presentaron.
El libro segundo. Fue escrito por Kempis después de haber sufrido muchas tribulaciones, contradicciones, humillaciones y desengaños, especialmente en el orden afectivo. Destituido del cargo de ecónomo, abandonado por amigos que se había imaginado le iban a ser fieles; es entonces cuando descubre que hay una amistad que no defrauda nunca y es la amistad con Jesucristo, y que allí se encuentra la solución para todas las penas del alma. Este libro segundo de la Imitación enseña cómo hay que comportarse en las tribulaciones y sufrimientos. Emplea mucho el nombre de Jesús indicando el afecto muy vivo y profundo que siente hacia el Redentor y que desea sientan sus lectores también.
Cuando redacta el Libro Tercero ya ha subido mas alto en espiritualidad. Aquí ya a Cristo lo llama El Señor. Se ha dado cuenta que la santidad no depende solamente de nuestros esfuerzos sino sobre todo de la ayuda de Dios. Ha crecido en humildad y exclama: "Cayeron los que eran como cedros del Líbano, y yo miserable ¿qué podré esperar de mis solas fuerzas?". Ahora ya no piensa en la muerte como algo miedoso, sino como una liberación del alma para ir a una Patria feliz.
El libro cuarto de la Imitación está dedicado a la Eucaristía y es uno de los más bellos tratados que se han escrito acerca del Santísimo Sacramento. Millones de personas en todos los continentes han leído este librito para prepararse o dar gracias cuando comulgan.


¿Um iluminado?
Muchos autores han pensado que probablemente Tomás de Kempis recibió del cielo luces muy especiales al escribir La Imitación de Cristo. De otra manera no se podría explicar el éxito mundial que este librito ha tenido por más de cinco siglos, en todas las clases sociales.

Outro segredo de seu triunfo
Pode ser o que Kempis conseguiu compreender sumamente bem a pessoa humana com suas misérias e suas sublimes possibilidades, com suas inquietudes e sua imensa necessidade de ter um amor que encha totalmente suas aspirações.
Este livro está feito para pessoas que querem sustentar uma luta diária e sem contemplações contra o amor próprio e o desejo de sensualidade que se opõe diametralmente ao amor de Deus e à paz de alma. Está redigido para quem não queira depender do temporal e passageiro e dedicar-se a conseguir o eterno e imortal.
Santo Ignácio, São João Bosco, João XXIII, o presidente mártir, Garcia Moreno e muitíssimos mais, hão lido uma página da Imitação cada dia. ¿A leremos também nós? A melhor tradução actual é a que fez o Apostolado Bíblico Católico, muito actualizada, toda com frases da Santa Bíblia. Não deixemos de consegui-la e lê-la.

Juan Juvenal Ancina, Beato
Bispo, 30 de agosto

Bispo

Martirológio Romano: Em Saluzzo, no Piemonte, beato Juan Juvenal Ancina, bispo, que, havendo sido antes médico, foi um dos primeiros a entrar no oratório de S. Felipe Neri (1604).

O Beato Juan Juvenal Ancina nasceu em Fossano uma pequena cidade em Piamonte, em 19 de Outubro de 1545. Seus pais o baptizaram com o nome de "Juvenal", não em honra do poeta romano, mas em honra do Padroeiro local a quem quiseram agradecer a vida do menino, que havia estado em perigo ao nascer. São Juvenal, o Padroeiro de Fossano, havia sido médico, sacerdote e bispo. O pequeno Juvenal não só chegaria ser todo isso mas que, como o Padroeiro, também chegaria à glória dos altares.
Dado que la familia Ancina gozaba de buena situación económica, tanto Juvenal como su hermano menor, Juan Mateo, que también sería sacerdote del Oratorio, tuvieron una esmerada educación.
Juvenal estudió en Montpellier, Padua, Mondovì y Turín, y se graduó en medicina y filosofía, doctorándose en ambas. Contando solamente veinticuatro años, fue profesor de medicina en la Universidad de Turín.
Hombre de gran cultura, era muy devoto y veía en su profesión un modo de expandir la Fe tanto en su actitud para con sus pacientes como en sus enseñanzas. Dándose cuenta de que el cuidado de las almas es más importante que el del cuerpo, siempre urgía a los enfermos para que acudieran a un sacerdote, antes de empezar su tratamiento. Como recreación, Juvenal escuchaba música, componía versos latinos y jugaba al ajedrez. Pertenecía a una hermandad religiosa y estudiaba teología por sus propios medios, aunque parece que puede haber tenido alguna asociación con los Agustinos. Tal era la vida que llevaba, cuando en una Misa de Réquiem en el monasterio agustino, las palabras del «Dies Irae» lo llenaron de terror hacia el juzgamiento. Durante el regreso a su casa, las palabras del Profeta Sofonías lo atormentaban: "Cerca está el día del Señor; próximo está y llega con suma velocidad. Es tan amarga la voz del día del Señor que lanzarán gritos de angustia hasta los valientes". Pese a que él había llevado una vida objetivamente sin culpas, se dio cuenta de que podía emplear mejor los magníficos talentos que Dios le había dado. Ese mismo día resolvió abandonar cualquier pequeña vanidad a la cual hubiera cedido y dedicarse a seguir solamente los designios de Dios. Se aplicó a la oración y a las lecturas espirituales para determinar qué era lo que Dios quería de él.
En 1574 se le pidió que acompañara a Roma, como médico personal, al embajador del Duque de Savoya. Llegó a la ciudad al año siguiente, descubriendo que tenía mucho tiempo libre, decidió sacar provecho de esa situación y empezó a estudiar Teología nada menos que con el que después sería San Roberto Bellarmino.
Ya llevaba más de un año en Roma cuando visitó la recién establecida Congregación del Oratorio. Obviamente conmovido por la misma, empezó a asistir a los ejercicios diarios. Escribió sobre esto en una de las tantas cartas que le envió a su hermano, Juan Mateo:
Hace algunos días, tomé una nueva costumbre, por las tardes he estado frecuentando el Oratorio de San Juan de Fiorentini, donde todos los días se dan hermosas conferencias sobre el Evangelio, virtudes y vicios, historia, historia eclesiástica, y vidas de santos. Todos los días son tres o cuatro los que oradores, y la audiencia incluye obispos, prelados, y otros hombres distinguidos... Los que predican son personas muy versadas en teología, y de vidas edificantes, y gran espiritualidad. A su cabeza está un cierto
Reverendo Felipe, ahora un hombre de ya sesenta años, pero estupendo en varios aspectos, especialmente por su santidad de vida, su admirable prudencia, y su ingenuidad en idear y promover ejercicios espirituales.
También escribió que Felipe tenía gran reputación de saber descubrir vocaciones religiosas y que le iba a consultar sobre el plan que ambos tenían (él y su hermano Juan Mateo), de entrar en los Cartujos, Ambos hermanos estaban muy impresionados por un exitoso abogado de Turín que había abandonado todo para entrar en los Cartujos y habían decidido hacer lo mismo. San Felipe, disuadió a los hermanos de llevar a cabo este plan y después de examinar durante algún tiempo a Juvenal para comprobar su sinceridad, sugirió para ellos el Oratorio. Ambos fueron aceptados el 1º de octubre de 1578.
Cuatro años más tarde, Juvenal fue ordenado, y en 1586, fue enviado a Nápoles para ayudar a la reciente fundación del Oratorio hecha en esa ciudad. Allí, se dedicó a diferentes actividades. Rápidamente se ganó la reputación de buen predicador. También hizo uso de sus talentos musicales para hacer crecer la piedad popular -especialmente recordada es su ´Tempio Armonico della Beatissima Vergine´, una colección de canciones espirituales para tres, cinco, ocho y doce voces. Debemos mencionar que estas canciones nunca fueron parte de la liturgia, pues Juvenal, con toda razón, pensaba que la música sagrada hacía la liturgia más solemne y hermosa. También ayudó a llevar a cabo en Nápoles muchos emprendimientos culturales e involucró en el trabajo del Oratorio a muchas familias de la alta aristocracia. A través del ´Oratorio dei Principi´ consiguió introducir las normas de vida católicas en muchas familias influyentes. En el otoño de 1596 Juvenal fue llamado a Roma, donde el Papa Clemente VIII le dijo que había decidido nombrarlo Obispo de Saluzzo, en el norte de Italia, en donde la invasión de herejes se había convertido en gran causa de preocupación. Juvenal no estaba del todo convencido de aceptar el nombramiento, y no lo hizo hasta agosto de 1602: tomó posesión de su Diócesis el 6 de marzo de 1603.
El tiempo que estuvo en este cargo fue muy corto, pues murió -se supone que envenenado-, el 30 de agosto de 1604. En su agonía, repetía continuamente: "Dulces Jesús y María, dad paz a mi alma".
Su breve episcopado, sin embargo, fue fructífero, y se caracterizó por varias iniciativas dirigidas a ayudar a sus fieles a crecer en piedad y caridad. Al mes de haberse hecho cargo de la Diócesis, comenzó el trabajo de reformar las vidas tanto del clero como de los laicos. Buscando combatir la herejía, convocó un Sínodo para implementar los decretos del Concilio de Trento, anunció la fundación de un Seminario, y organizó devociones para incrementar la adoración al Santísimo Sacramento. También puso gran énfasis en inculcar la fe en las enseñanzas de la Iglesia e introdujo el uso del catecismo. Prontamente la gente lo tuvo en gran estima incluso su inmediato vecino, el Obispo de Ginebra,
Francisco de Sales, quien apreciaba su humilde y pacífico carácter.
El Beato Juvenal es el único de los miembros del Oratorio que conoció personalmente a San Felipe y que llegó a los altares. El cuerpo del Beato Juvenal descansa en la Catedral de Saluzzo, bajo un altar dedicado a él.
Fue beatificado por el Papa León XIII el 9 de febrero de 1890.
¡Felicidades a quien lleve este nombre
!

Eustáquio van Lieshout, Beato
Sacerdote, 30 de agosto

Nasceu em Aarle-Rixtel (Países Baixos), na diocese de Hertogenbosch, em 3 de Novembro de 1890. Foi baptizado no mesmo dia, com o nome de Humberto.
Era o oitavo de onze irmãos de uma família muito católica, em que cada dia se rezava o Ángelus e o rosário. Se assistia à celebração da Eucaristia não só aos domingos mas também muitas vezes entre semana. Em casa havia um ambiente de serenidade e trabalho, assim como de muita solidariedade entre os irmãos. De criança, Humberto, assistiu à escola das Irmãs da Caridade de Schijndel e depois à do mestre católico Harmelinck.
De carácter jovial y sociable, era muy apreciado tanto en casa como fuera. Pronto sintió la llamada al sacerdocio, por lo cual quiso hacer estudios secundarios, contra el parecer de su maestro, que no lo consideraba dotado para ello. Su padre lo quería para las labores del campo. Humberto logró, finalmente, que su padre le permitiera estudiar. Fue a Gemert para asistir a la escuela secundaria y allí permaneció dos años. Habiendo leído la biografía del padre Damián de Veuster, decidió entrar en la congregación de los Sagrados Corazones. Ingresó en 1905 en la escuela apostólica que esa congregación tenía en Grave y allí continuó los estudios de secundaria. A pesar de las dificultades que encontraba en los estudios, especialmente en las lenguas, se esforzó mucho y los profesores lo animaron, dada su voluntad y su disposición para la vida religiosa misionera.
Terminados los estudios secundarios, el 23 de septiembre de 1913, fue admitido al noviciado, que en aquel tiempo se encontraba en Tremeloo (Bélgica). Tomó el nombre de Eustaquio, con el que se le conoce desde entonces. Ante la invasión alemana de Bélgica en aquel año, tuvo que regresar a su casa. Esta situación duró poco tiempo y pudo continuar el noviciado en los Países Bajos, haciendo su profesión temporal el 27 de enero de 1915 en Grave (Países Bajos) y la profesión perpetua el 18 de marzo de 1918 en Ginneken (Países Bajos). En 1916 concluyó los cursos de filosofía y durante los años 1916-1919 hizo los estudios teológicos en Ginneken. Sus profesores, admitiendo que no estaba muy dotado para las cuestiones metafísicas, sin embargo consideraban que iba adquiriendo una buena visión teológica y un buen criterio en las cuestiones de práctica pastoral. Fue ordenado sacerdote el 10 de agosto de 1919.
Ejerció el ministerio en su patria durante cinco años. El primer año lo pasó en Vierlingsbeek como asistente del maestro de novicios. Los superiores, motivados sobre todo por su piedad y estricta observancia de la Regla, lo dedicaron al ámbito de la formación. Luego pasó dos años en Maasluis en el servicio pastoral a los obreros del cristal que eran valones de lengua francesa y se habían refugiado en los Países Bajos. Con ellos demostró un gran celo apostólico, que fue reconocido por el Estado belga, el cual lo condecoró por sus servicios a esa minoría.
Por último, durante dos años ejerció el ministerio en Roelofarendsveen como vicario del párroco, p. Ignacio Herscheid. Aquí su actividad fue muy intensa con las organizaciones parroquiales, así como en el confesionario y en la asistencia a los enfermos. En el mes de diciembre de 1924 fue enviado a España para aprender español, ya que en principio pensaban destinarlo a una misión en Uruguay; sin embargo, después fue enviado a Brasil. El padre Eustaquio deseaba ser misionero y ese deseo se vio cumplido cuando se erigió la provincia de los Países Bajos y el nuevo provincial, p. Norbert Poelman buscó una misión en América Latina para la provincia naciente.
El p. Eustaquio llegó a Río de Janeiro el 12 de mayo de 1925. Trabajó como misionero durante dieciocho años en Brasil, diez en Agua Suja, seis en Poá y los dos últimos años de su vida, breves estancias en varias casas de la Congregación: Río de Janeiro, Fazenda de San José de Río Claro, Patrocinio, Ibiá y, por último, en Belo Horizonte como párroco de Santo Domingo, donde murió el 30 de agosto de 1943.
El 23 de abril de 1925 partieron de Amsterdam el p. Norbert Poelman, provincial, con los tres primeros misioneros para Brasil: Gilles van de Boogaard, Eustaquio van Lieshout y Mathias van Roy. Llegaron el 12 de mayo y tuvieron que esperar hasta el 15 de julio para tomar posesión de la parroquia de Agua Suja, que actualmente se denomina Romaría, en la diócesis de Uberaba, en la región conocida como "Triángulo Minero". La parroquia tenía el santuario diocesano de Nuestra Señora de la Abadía. En principio el p. Eustaquio colaboró como vicario, asumiendo la atención pastoral de la parroquia de Nova Ponte y sus capillas.
Posteriormente, a partir del 2 de marzo de 1926, fue nombrado párroco de Agua Suja. Era una parroquia donde la gente se dedicaba fundamentalmente a la búsqueda del oro en las orillas del río Bagagem. Dada la incertidumbre de los resultados de aquellos trabajos, la situación económica y social era difícil. El p. Eustaquio se dedicó plenamente a sus feligreses y trató de atenderlos tanto física como espiritualmente. Su empeño por mejorar las condiciones humanas y religiosas de aquella población dio buenos frutos. Especial dedicación prestó siempre a los pobres y a los enfermos, produciéndose ya entonces algunas curaciones por su medio.
El 15 de febrero de 1935 tomó posesión de la parroquia de Nuestra Señora de Lourdes de Poá, en la región metropolitana de São Paulo. Recibió también el encargo del cuidado pastoral del barrio de San Miguel Paulista, actualmente sede de la diócesis. Si la parroquia de Romaría era difícil no lo era menos la de Poá. A su llegada carecía de templo parroquial, con problemas con las sectas espiritistas y bastante indiferencia entre la gente. El p. Eustaquio se dedicó de nuevo con gran celo a visitar a las familias, los enfermos, los pobres, los niños, así como a la organización parroquial. A partir de 1937 su apostolado asumió una connotación particular: el don de curación por intercesión de san José. Especialmente orientó esta actividad a fortalecer la fe del pueblo y a liberarla de la tendencia a la superstición. Es entonces cuando su fama comenzó a extenderse por el país y de todos lados comenzaron a llegar personas que querían verle y obtener por su medio el favor de la curación. La afluencia de la gente era cada vez mayor, llegando a pasar por Poá unas diez mil personas al día. Dadas las limitaciones de aquella parroquia para admitir tanta gente, la autoridad civil comenzó a intervenir y posteriormente los superiores se vieron obligados a trasladar al p. Eustaquio. Una vez recibida la orden de sus superiores, actuó prontamente y salió de Poá el 13 de mayo de 1941.
Los dos últimos años de su vida constituyeron una verdadera peregrinación. En todos los sitios a donde llegaba, incluso tratando de esconderse de la gente, había personas que lo buscaban para pedirle ayuda, consuelo y curación. En Río de Janeiro permaneció unos quince días y también allí hubo grandes concentraciones de personas que lo buscaban. De nuevo fue trasladado, esta vez tratando de ocultar su destino. De hecho permaneció con otro nombre, p. José, en la Fazenda de Río Claro y allí se dedicó a la oración, a la lectura y también a atender a los ochocientos colonos de la factoría. Algunos obispos y sacerdotes, a pesar del carácter incógnito de este tiempo, le solicitaron bendiciones y oraciones para los enfermos, cosa que realizó con el permiso de sus superiores.
Del 13 de octubre de 1941 al 14 de febrero de 1942, fue enviado a Patrocinio. Allí pudo ejercer de nuevo el apostolado en forma pública con algunas condiciones. En cualquier caso también allí por su medio hubo numerosas conversiones. Después fue trasladado a Ibiá, en Minas Gerais, como párroco una vez más, ya que parecía que la situación se había estabilizado. Después de tres meses en los que pudo ejercer serenamente su actividad parroquial, los superiores creyeron conveniente trasladarlo como párroco a Belo Horizonte, a la parroquia dedicada a los Sagrados Corazones. Allí permaneció desde el 7 de abril de 1942 hasta su muerte.
Además de todas las actividades parroquiales ordinarias, cada día recibía a unas cuarenta personas en el confesionario, que llegaban a él provistas de un billete, como habían dispuesto los superiores para evitar concentraciones. Especialmente se ocupaba de las confesiones de los enfermos. Ante las peticiones de otras parroquias, acudía con presteza y escuchaba muchas confesiones. Ciertamente todos lo consideraban un verdadero misionero y un santo.
El 20 de agosto, atendiendo a un enfermo de tifus exantemático, él mismo contrajo la enfermedad. En principio se le diagnosticó una pulmonía, pero después se constató que se trataba de esa grave enfermedad, que por entonces era incurable. Consciente de la proximidad de su muerte y habiendo pronosticado él mismo que se produciría en pocos días, se preparó a ella con la oración y la recepción de los sacramentos. Los testigos afirman la gran fortaleza con la que afrontó aquella situación hasta el final. Sus últimas palabras, dirigidas al p. Gil, fueron: "Padre Gil, ¡Deo gratias!"; diciendo esto, expiró.
Beaticado el 15 de junio de 2006.
Reproducido con autorización de
Vatican.va

Vicente Cabanes Badenas, Beato
Presbítero e Mártir, 30 de agosto

Vicente Cabanes Badenas, Beato

Vicente Cabanes Badenas, Beato

Presbítero e Mártir

Martirológio Romano: Em Bilbao, Espanha, beato Vicente Gabanes Badenas, presbítero dos Terceiros Capuchinhos da Bem-aventurada Virgen das Dores e mártir, que, durante a perseguição contra a fé, mereceu entrar no banquete da glória.

Nacido en Torrent (Valencia) el 25 de febrero de 1908; se hizo Terciario Capuchino el 15 de septiembre de 1923. Ordenado sacerdote el 12 de marzo de 1932. Estudia en la Universidad de Valencia y en el Instituto de Estudios Penales. Ejerce su ministerio en las Escuelas de Reforma de Madrid y Amurrio (Álava), alternando estudio, prácticas del gabinete de Psicología y dirección espiritual de la Fraternidad. Detenido el 27 de agosto de 1936 por los milicianos, lo trasladan a Orduña, Vizcaya, intentan hacerlo apostatar, y ante la negativa se vuelven hacia Amurrio, lo hacen bajar del vehículo y lo abalean dejándolo por muerto en el prado de San Bartolomé de Orduña. Malherido, logra llegar a casa de un amigo, y es trasladado al hospital de Orduña, y de ahí al de Basurto, donde fallece el domingo 30 de septiembre, confesado y habiendo perdonado a sus asesinos. Se distinguió por su carácter apacible, dulce y amable. Fiel al deber, entregado al apostolado de la reforma de la juventud extraviada, con competencia y celo apostólico.
Foi beatificado em 11 de Março de 2001 junto a 232 mártires durante la guerra civil en Espanha.

 

 

http://es.catholic.net/santoral

 

Recolha, transcrição e tradução incompleta de António Fonseca

A biografia de Santa Rosa de Lima, já foi publicada, no passado dia 23 neste mesmo blogue.