OS MEUS DESEJOS PARA TODOS

RecadosOnline.com

sexta-feira, 16 de abril de 2010

17 DE ABRIL DE 2010 - SANTOS DO DIA

 

• Mariana de Jesús Navarro, Beata ou

BEATA MARIA ANA DE JESUS 
Abril 17   -  Religiosa Mercedária, Virgem (1565-1624

Mariana de Jesús Navarro, Beata

Mariana de Jesús Navarro, Beata

Religiosa Mercedária

Martirológio Romano: Em Madrid, em Espanha, beata María Ana de Jesús Navarro de Guevara, virgem, que, depois de superar a oposição de seu pai, recebeu o hábito da Ordem de Nossa Senhora da Merced, dedicando-se à vida de oração, penitência e ajuda a pobres e aflitos (1624)
Etimologicamente: Mariana = Aquela consagrada à virgem María, é de origem latina. http://es.catholic.net/santoral

Do livro “Santos de cada dia” de livros@snao.pt; www.jesuitas.pt retirei o seguinte texto:

Maria Ana, nascida em Madrid em 1565, teve como pai Luis Navarra de Guevara, e como mãe Joana Romero. Consagrou-se a Deus desde a mais tenra idade e teve de resistir às instâncias do pai que desejava que ela se casasse. Teve mesmo de suportar maus tratos da parte dele e da mulher a quem tomara como segunda esposa. Manteve-se porém inamovível no seu generoso propósito. Para escapar a injustos rigores, procurava entrar num mosteiro, mas encontrava em toda a parte recusa, com temor de ressentimento vindo da própria família. Obrigada a manter-se na casa paterna, passou lá uma vida de retiro e de rigorosas austeridades. Deus encheu-a, porém, de favores extraordinários. Por fim, com a idade de 42 anos, obteve do pai licença para entrar na Ordem de Nossa Senhora das Mercês: nela recebeu o hábito, com o nome de Maria Ana de Jesus.

Em 1614, pronunciou os votos solenes de religião, ao mesmo tempo que uma santa jovem que tomou o nome de Maria de Jesus. As duas formaram o núcleo dum novo instituto quer tomou o nome de Religiosas Descalças de Nossa Senhora das Mercês. Maria Ana, que visitava muitas vezes a rainha, edificava a corte inteira com a sua modéstia. Às três classes de desafortunados - pecadores, almas do purgatório e cristãos cativos na África – aplicava todas as suas orações e mortificações. Atacada por uma doença que lhe exercitava a paciência e a submissão à vontade de Deus, morreu a 17 de Abril de 1624.

Milagres realizados no seu túmulo levaram a que fosse beatificada por Pio VI em 1783.

Esteban Harding, Santo
Abril 17   -  Abade 

Esteban Harding, Santo

Esteban Harding, Santo

Terceiro abade de Cister

Martirológio Romano: No mosteiro de Cister, em Borgonha (hoje França), santo Esteban Harding, abade, que junto com outros monges veio de Molesmes e, mais tarde, esteve à frente deste célebre cenóbio, onde instituiu os irmãos conversos, recebeu a santo Bernardo com trinta companheiros e fundou doze mosteiros, que uniu com o vínculo da Carta de Caridade, para que não houvesse discórdia alguma entre eles, mas que os monges actuassem com unidade de amor, de Regra e com costumes similares (1134).
Etimologicamente: Esteban = Aquele que é laureado e vitorioso, é de origem grega.

Nació en Sherborne en Dorsetshire, Inglaterra, a mediados del siglo XI; murió el 28 de Marzo de 1134.
Recibió su primera educación en el monasterio de Sherborne y más tarde estudió en París y Roma. Al regreso de esta última ciudad, se detuvo en el monasterio de Molesme y, quedó tan impresionado de la santidad de Roberto, el abad, que decidió unirse a esa comunidad. Aquí practicó grandes austeridades, llegó a ser uno de los principales partidarios de San Roberto y fue uno de los veintiún monjes que, por la autoridad de Hugo, arzobispo de Lyons, se retiró a Cîteaux para instituir una reforma en la nueva fundación en ese lugar.
Cuando San Roberto fue llamado nuevamente a Molesme (1099), Esteban llegó a ser prior de Cîteaux bajo Alberico, el nuevo abad. A la muerte de Alberico (1110), Esteban, que estaba ausente del monasterio en ese momento, fue electo abad. El número de monjes se había reducido mucho, dado que no habían ingresado nuevos miembros para reemplazar a los que habían fallecido.
Esteban, sin embargo, insistió en retener la estricta observancia instituida originalmente y, habiendo ofendido al Duque de Borgoña, gran promotor de Cîteaux, al prohibir a él y a su familia penetrar al claustro, se vio incluso forzado a pedir limosna de puerta en puerta.
Parecía que la fundación estaba condenada a morir cuando (1112) San Bernardo, con treinta compañeros, se unió a la comunidad. Esto resultó ser el inicio de una extraordinaria prosperidad. Al año siguiente Esteban fundó su primera colonia en La Ferté, y hasta antes de su muerte había establecido un total de trece monasterios.
Sus talentos como organizador eran excepcionales, instituyó el sistema de capítulos generales y visitas regulares para asegurar la uniformidad en todas sus fundaciones, redactó la famosa “Constitución o Carta dela Caridad”, una colección de estatutos para el gobierno de todos los monasterios unidos a Cîteaux, que fue aprobada por el Papa Calixto II en 1119.
En 1133 Esteban, ahora anciano, enfermo y casi ciego, renunció al puesto de abad, designando como su sucesor a Roberto de Monte, quién fue consecuentemente electo por los monjes. La elección del santo, sin embargo, resultó desafortunada y el nuevo abad retuvo el puesto sólo dos años.
Además de la “Constitución de la Caridad”, comúnmente se le atribuye la autoría del “Exordium Cisterciencis Cenobii” que, sin embargo, pudiera no ser suyo. Se conservan dos de sus sermones y también dos cartas (Nº 45 y 49) en el “Epp. S. Bernardi”.
Esteban fue sepultado en la tumba e Alberico, su predecesor, en el claustro de Cîteaux. La celebración de San Esteban ha sido movida de fecha con el tiempo, del 17 de abril al 16 de julio, luego al 26 de enero, fiesta de los santos Fundadores de la Orden Cisterciense: San Roberto, el beato Alberico y san Esteban. Finalmente, la reciente edición del "Martiriologio romano" muestra su celebración el 28 marzo, como ocasión del día de su muerte.

Clara Gambacorti, Beata
Abril 17  m -  Abadessa Dominicana

Clara Gambacorti, Beata

Clara Gambacorti, Beata

Abadessa Dominicana

Martirológio Romano: Em Pisa, da Toscana, beata Clara Gambacorti, que, ao perder ainda muito jovem a seu esposo, aconselhada por santa Catalina de Siena fundou o mosteiro de santo Domingo sob uma austera Regra e dirigiu com prudência e caridade as irmãs, distinguindo-se por haver perdoado ao assassino de seu pai e de seus irmãos (1419).
Etimologicamente: Clara = Aquela que está limpa de pecado, é de origem latina.

La Beata Clara era hija de Pedro Gambacorti (o Gambacorta), quien llegó a ser prácticamente al amo de la República de Pisa.
Clara nació en 1362; su hermano, el Beato Pedro de Pisa, era siete años mayor que ella. Pensando en el futuro de su hijita, a la que la familia llamaba Dora, apócope de Teodora, su padre la comprometió a casarse con Simón de Massa, quien era un rico heredero, aunque la niña sólo tenía siete años. No obstante su corta edad, Dora solía quitarse, durante la misa, el anillo de esponsales y murmuraba: "Señor, Tú sabes que el único amor que yo quiero es el tuyo".
Cuando sus padres la enviaron, a los doce años de edad, a la casa de su esposo, ya había empezado la joven su vida de mortificación. Su suegra se mostró amable con ella; pero, cuando advirtió que era demasiado generosa con los pobres, le prohibió la entrada en la despensa de la casa.
Deseosa de practicar de algún modo la caridad, Dora se unió a un grupo de señoras que asistían a los enfermos y tomó a su cargo a una pobre mujer cancerosa. La vida de matrimonio de Dora duró muy poco tiempo; tanto ella como su esposo fueron víctimas de una epidemia, en la que su marido perdió la vida.
Como la beata era todavía muy joven, sus parientes intentaron casarla de nuevo, pero ella se opuso con toda la energía de sus quince años.
Una carta de Santa Catalina de Siena, a quien había conocido en Pisa, la animó en su resolución.
Dora se cortó los cabellos y distribuyó entre los pobres sus ricos vestidos, cosa que provocó la indignación de su suegra y de sus cuñadas. Después, con la ayuda de una de sus criadas, se las arregló para tramitar en secreto su entrada en la Orden de las Clarisas Pobres.
Cuando todo estuvo a punto, huyó de su casa al convento, donde recibió inmediatamente el hábito y tomó el nombre de Clara. Al día siguiente, sus hermanos se presentaron en el convento a buscarla; las religiosas, muy asustadas, la descolgaron por el muro hasta los brazos de sus hermanos, los cuales la condujeron a su casa.
Ahí estuvo Clara prisionera durante seis meses, pero ni el hambre, ni las amenazas consiguieron hacerla cambiar la resolución. Finalmente, Pedro Gambacorti se dio por vencido y no sólo permitió a su hija ingresar en el convento dominicano de la Santa Cruz, sino que prometió construir un nuevo convento.
Ahí conoció Clara a María Mancini, que era también viuda e iba a alcanzar un día el honor de los altares. Los escritos de Santa Catalina de Siena ejercieron profunda influencia en las dos religiosas, las cuales, en el nuevo convento, fundado por Gambacorti en 1382, consiguieron establecer la regla en todo el fervor de la primitiva observancia.
La Beata Clara fue primero subpriora y luego priora del convento, del que partieron en lo sucesivo muchas de las santas religiosas destinadas a difundir el movimiento de reforma en otras ciudades de Italia. Hasta el día de hoy, se llama en Italia a las religiosas de clausura de Santo Domingo "Las hermanas de Pisa". En el convento de la beata reinaban la oración, el trabajo manual y el estudio.
El director espiritual de Clara solía repetir a las religiosas: "No olvidéis nunca que en nuestra orden hay muy pocos santos que no hayan sido también sabios"
Clara tuvo que hacer frente, durante toda su vida, a las dificultades económicas, pues el convento exigía constantemente alteraciones y nuevos edificios. A pesar de ello, en una ocasión en que llegó a sus manos una cuantiosa suma que hubiese podido emplear en el convento, prefirió regalar para la fundación de un hospital.
Pero las virtudes en que más se distinguió fueron, sin duda, el sentido del deber y el espíritu de perdón, que practicó en grado heroico. Giacomo Appiano, a quien Gambacorti había ayudado siempre y en quien había puesto toda su confianza, le asesinó a traición, cuando éste se esforzaba por mantener la paz en la ciudad. Dos de sus hijos murieron también a manos de los partidarios del traidor. Otro de los hermanos de Clara, que consiguió escapar, llegó a pedir refugio en el convento de la beata, seguido de cerca por el enemigo; pero Clara, consciente de que su primer deber consistía en proteger a sus hijas contra la turba, se negó a introducirle en la clausura. Su hermano murió asesinado frente a la puerta del convento, y la impresión hizo que Clara enfermase gravemente.
Sin embargo, la beata perdonó tan de corazón a Appiano, que le pidió que le enviase un plato a su mesa para sellar el perdón, compartiendo su comida. Años más tarde, cuando la viuda y las hijas de Appiano se hallaban en la miseria, Clara las recibió en el convento.
La beata sufrió mucho hacia el fin de su vida. Recostada en su lecho de muerte, con los brazos extendidos, murmuraba: "Jesús mío, heme aquí en la cruz". Poco antes de morir, una radiante sonrisa iluminó su rostro, y la beata bendijo a sus hijas presentes y ausentes. Tenía, al morir, cincuenta y siete años. Era el 17 de abril de 1420.
Su culto fue confirmado en 1830 por el Papa Pío VIII.

Robert de Chaise-Dieu, Santo
Abril 17   -  Abade

Robert de Chaise-Dieu, Santo

Robert de Chaise-Dieu, Santo

Abade

Martirológio Romano: No mosteiro de Chaise-Dieu, de Alvernia, em França, san Roberto, abade que, havendo-se retirado a este lugar para viver como solitário, se lhe juntaram muitos irmãos, e com sua pregação e exemplo de vida reuniu a um bom número deles (1067).
Etimologicamente: Roberto = Aquele que brilha por sua fama, é de origem germânica.

Fundador de la Abadía de Chaise-Dieu en Alvernia; nacio en Aurilac, Auvergne, aproximadamente en el año 1000; murió en Auvergne, en 1067.
Por el lado de ascendencia de su padre, perteneció a la familia de los Condes de Aurilac, de quienes se había originado San Geraud.
Estudió en Brioude cerca de la basílica de San Julián, en una escuela abierta para la nobleza de Auvergne, establecida por los cánones de la ciudad. Habiendo entrado en la comunidad, y habiendo sido ordenado sacerdote, Roberto se distinguió por su piedad, caridad, celo apostólico, elocuentes discursos y el don de los milagros. Durante cerca de cuarenta años, permaneció en Cluny para vivir bajo la norma de su compatriota también santo, Abbé Odilo.
Fue forzado a regresar a Brioude, y allí empezó un nuevo proyecto, para lo cual fue a Roma, para consultar con el Papa. Benedicto IX le animó a retirarse junto con dos compañeros al valle boscoso del sureste de Auvergne. Allí construyó una ermita, bajo el nombre de Chaise-Die (Casa de Dios).
Tuvo mucho renombre en sus virtudes y atrajo a un gran número de discípulos, fue obligado entonces a construir un monasterio, el cual fue colocado bajo la norma de San Benedicto (1050).
León IX construyó la Abadía de Chaise-Dieu, el cual llegó a ser uno de los emblemas del floreciente cristianismo.
A la muerte de Roberto, se tenían unos 300 monjes y se habían enviado multitudes al centro de Francia. Roberto también fundó una comunidad para mujeres en Lavadieu cerca de Brioude.
Por medio de la elevación del monje de Chaise-Dieu, Pierre Roger, al solio pontificio, bajo el nombre de Clemente IV, la abadía alcanzó el pináculo de su gloria.
El cuerpo de San Roberto se preservaba allí, fue quemado por los hugonotes durante las guerras religiosas. Su trabajo fue destruido por la Revolución Francesa, pero hay restos que quedan para admiración de los turistas, tales como la iglesia devastada, la tumba de Clemente VI, y la torre clementina.

Kateri (Catalina) Tekakwitha, Beata
Abril 17   -  Indígena Americana

Kateri (Catalina) Tekakwitha, Beata

Kateri (Catalina) Tekakwitha, Beata

Virgem Laica

Martirológio Romano: Em Sault, da província de Québec, no Canadá, beata Catalina Tekawitha, virgem, a qual, nascida entre os indígenas do lugar, recebeu o baptismo no dia de Páscoa e ofereceu a Deus sua virgindade, que já havia conservado antes de converter-se, sofrendo muitas ameaças e vexações (1680).
Etimologicamente: Katari = Catalina = Aquela que é pura e casta, é de origem grega. http://es.catholic,net/santoral

No livro “Santos de cada dia” de livros@snao.pt; www.jesuitas.pt retirei o seguinte texto:

Eis como João Paulo II descreveu a vida desta bem-aventurada no rito da beatificação, a 22 de Junho de 1980:

Catarina Tekakwitha, o ‘Lírio dos Mohawks ’, a donzela iroquesa, que na América do Norte do século XVII foi a primeira a renovar as maravilhas de santidade de Santa Escolástica, santa Gertrudes, santa Catarina de Sena, Santa Angela Merici e Santa Rosa de Lima, precedendo, no sofrimento do Amor, a sua grande irmã espiritual, Teresa do Menino Jesus.

“Gastou a sua curta vida, em parte, na região que é agora o Estado de Nova Iorque e, em parte, no Canadá. É amável, gentil e diligente pessoa, empregando o tempo a trabalhar, rezar e meditar. Na idade de 20 anos recebe o Baptismo. Mesmo quando seguia a sua tribo nas estações de caça, continua as suas devoções, diante de uma rugosa cruz talhada por ela mesma na floresta. Quando a família insiste para que se case, ela responde muito serena e calmamente que tem Jesus como único esposo. Esta decisão, atendendo ás condições sociais das mulheres nas tribos índias naquele tempo,  expõe Catarina ao risco de viver como fora da casta e na pobreza. É gesto corajoso, desusado e profético: a 25 de Março de 1679, com a idade de 23 anos, consentindo o seu director espiritual, Catarina fez voto de perpétua virgindade. Quanto sabemos, é a primeira vez que tal voto é feito entre Índios da América do Norte.

Os últimos meses da sua vida são ainda mais pura manifestação de fé sólida, decidida humildade, calma resignação e radiante alegria, embora no meio de terríveis sofrimentos. As suas últimas palavras, simples e sublimes, sussurradas no momento da morte, resumem, como nobre hino, uma vida da mais pura caridade: ‘Jesus, eu amo-vos…’ “.

L’OSS.ROM. 29.6.1980

 

• Roberto de Molesmes, Santo
Abril 17   -  Abade

Roberto de Molesmes, Santo

Roberto de Molesmes, Santo

Martirológio Romano: No mosteiro de Molesmes, em França, são Roberto, abade, o qual, desejoso de uma vida monástica mais simples e mais estrita, já fundador de mosteiros e superior esforçado, já director de ermitãos e restaurador exímio da disciplina monástica, fundou o mosteiro de Cister, que regeu como primeiro abade, e chamado de novo como abade a Molesmes, ali descansou em paz (1111).
Etimologicamente: Roberto = Aquele que brilha por sua fama, é de origem germânica.

Fue uno de los fundadores de la orden Cisterciense en Francia.
A los 15 años ingresó a la abadía de Montier-la-Celle, de la que llegó a ser el prior. Hacia el año 1060 fue nombrado abad de Saint Michel-de-Tonnerre, pero no fue capaz de reformar dicha abadía, que se había relajado mucho, por lo que regresó a Montier-la-Celle.
Algunos eremitas que vivían en el bosque de Colan, le pidieron que dirigiera un nuevo monasterio. Obtuvo la autorización del Papa Gregorio VII para fundar un monasterio en Molesmes en el año 1075.
La construcción consistía inicialmente de unas simples chozas hechas con ramas, que rodeaban una capilla dedicada a la Santísima Trinidad. Esta comunidad se hizo rápidamente conocida por su piedad y santidad.
La comunidad creció y comenzó a aumentar su riqueza, lo que atrajo a monjes poco piadosos que dividieron a los hermanos. Roberto quiso alejarse de Molesmes dos veces, pero el Papa le ordenó volver.
Sin embargo, el año 1098, Roberto y algunos de sus monjes dejaron Molesmes con la intención de no volver jamás y fundaron el monasterio de Cîteaux (Císter). Sin embargo, en 1100 los monjes de Molesmes le pidieron a Roberto que volviera, resolviendo obedecer la Regla de San Benito.
Él volvió y dirigió el monasterio, que bajo su tutela llegó a ser uno de los mayores centros de la Orden Benedictina. El monasterio de Citeaux, bajo la dirección de Alberico fue uno de los lugares de origen de la nueva Orden Cisterciense, que llegaría a ser famosa en el siglo XII con Bernardo de Claraval.
Roberto murió el 17 de abril de 1111. El Papa Honorio III lo canonizó en 1220.
La fiesta fue fijada inicialmente el 17 de Abril, pero luego fue transferida al 29 de Abril.

Acácio de Melitene
Abril 17   -  Bispo

Acacio de Melitene

Acácio de Melitene

Bispo

Martirológio Romano: Em Melitene, na Arménia, santo Acácio, bispo, que interveio no Concilio de Éfeso contra Nestório para defender a fé católica, e depois foi deposto injustamente de sua sede (c. 435).
Etimologicamente: Acácio = Aquele que não tem malícia, é de origem grega

Las fechas del nacimiento de Acacio y de su muerte no se pueden fijar con seguridad, parece que murió después del año 435. Vivió en la época de la persecución de Decio en el siglo III. Lo citaron antes del tribunal de Marciano para comprobar su fe. Lo condenaron a la muerte, pero no esta seguro que la sentencia fue ejecutado. Aparentemente el emperador romano lo liberó de la prisión después de que hubiera experimentado un sufrimiento considerable.
Acacio era famoso para su brillante enseñanza doctrinal. Ha realizado además algunos milagros.
Había otro obispo en Melitene con el mismo nombre, aunque de edad menor, que destacó como adversario de Nestorio 431 en el Concilio de Éfeso. No se puede añadir con seguridad a la lista de los santos.

 

aniceto (santo)

Papa – Mártir (166)

Aniceto, segundo o Liber Pontificalis, nasceu na Síria e foi papa depois de S. Pio, entre 154 e 165. Durante este pontificado, encontramos em Roma numerosos orientais ilustres, como S. Justino, Taciano e Hesegipo. Todos acorreram a Roma como a centro da unidade cristã. Hegesipo diz-nos expressamente que foi a Roma beber, na sua fonte mesma, a pureza da doutrina apostólica. O mais célebre de todos os orientais chegados a Roma nesta época foi S. Policarpo, Bispo de Esmirna e discípulo imediato de S. João Apóstolo. Na sua velhice empreendeu tão longa viagem para tratar com o sucessor de S. Pedro diversos assuntos relacionados com a fé e os costumes cristãos. Sobre a data em que devia celebrar-se a Páscoa não conseguiram entender-se. S. Policarpo defendia, apoiado na prática do oriente e no magistério de S. João, que devia ser a 14 da lua de Março. Santo Aniceto, pelo contrário, seguindo a tradição de Roma e da África, e alegando o exemplo de S. Pedro, estava pelo domingo a seguir à lua cheia da Primavera.

Esta divergência de critério não entibiou o amor mútuo que ambos professavam. O Papa ofereceu a S. Policarpo presidir à celebração da liturgia eucarística na sua própria igreja, os dois despediram-se com lágrimas nos olhos e deram entre si o beijo da paz. A afluência de tantos orientais em Roma mostra-nos o prestígio da sua Cátedra no meio da Igreja Universal, pois todos reconheciam nos bispos de Roma os sucessores dos Apóstolos.

Os hereges também tomavam Roma como centro das suas propagandas. Aqui vieram o gnóstico Valentim, Marcelino e o heresiarca Marcião. Santo Ireneu narra-nos o trabalho de S. Policarpo com estas ovelhas desgarradas enquanto este estava em Roma; muitas voltaram ao redil do Bom Pastor graças ao seu zelo e prudência. O mesmo Ireneu conta o seguinte episódio sobre o encontro de S. Policarpo com Marcião, que formou uma igreja à parte. Este, encontrando-se com S. Policarpo, saudou-o com estas palavras: - “Não me conheces? – Sim, respondeu o Santo Bispo de Esmirna, conheço o primogénito de Satanás”. E não quis conversar com este inimigo da verdade, que tantas almas ia levando para o inferno.

O Liber Pontificalis atribui a Santo Aniceto um decreto proibindo aos clérigos usar o cabelo comprido. provavelmente trata-se da atribuição duma lei historicamente posterior. Em geral, julga-se que Santo Aniceto foi mártir. Morreu um mês depois do imperador Antonino Pio. Ao luto universal que provocou a morte deste imperador somaram-se os gritos de ódio e vingança contra os cristãos, tidos como ímpios e ateus, cuja vida sacrílega excitava a ira dos deuses. Santo Aniceto foi sacrificado ao furor do povo. O corpo recebeu sepultura no Vaticano, mas foi trasladado mais tarde para a cripta papal de S. Calixto.

 

• Outros Santos e Beatos
Abril 17   -  Completando o santoral deste dia

Otros Santos y Beatos

Outros Santos e Beatos

Santos Pedro, diácono, e Hermógenes, mártires

Em Melitene, na Arménia, santos mártires Pedro, diácono, e Hermógenes, seu coadjutor (c. s. IV).

Santos Simeón bar Sabas e 100 companheiros, mártires


Na Pérsia, paixão de são Simeón bar Sabas, bispo de Seleucia e Ctesifonte, o qual, por ordem de Sapor II, rei dos persas, foi detido e carregado de cadeias por recusar a adoração do sol e proclamar a Jesus Cristo livre e valentemente. Encarcerado junto com mais de 100 companheiros, bispos, presbíteros e de outras ordens eclesiásticos, foi submetido a torturas, e em Sexta-feira Santa da Paixão do Senhor, ante seus olhos, e enquanto os exortava, todos seus companheiros foram degolados, como ele próprio o foi em último lugar (341).


Santos Ustazades e companheiros, mártires


Também comemoração de muitos mártires que, depois da morte de santo Simeón, em toda a região de Pérsia, e igualmente sob o rei Sapor II, foram degolados por causa do nome de Cristo, entre eles santo Ustazades, eunuco do palácio real, que foi padrinho do próprio rei e que, no primeiro ímpeto da perseguição, sofreu o martírio no palácio de Artajerjes, irmão do rei Sapor, na província de Adiabena (341).

Santo Inocêncio, bispo


Em Tortona, da Ligúria, santo Inocêncio, bispo (s. IV).

 
São Pantagato, bispo


Em Vienne, em Burgundia, são Pantagato, bispo (540).


Santos Donnan, abade, junto com 52 monges, e mártires


Na ilha de Eigg, nas Hébridas interiores, frente a Escócia, são Donnan, abade, junto com 52 monges, que durante as celebrações pascais foram degolados ou queimados por uns piratas (617).

Santos Elías, Pablo e Isidoro, mártires


Em Córdoba, na região hispânica de Andaluzia, santos mártires Elías, presbítero, já ancião, Pablo e Isidoro, monges jovens, que pereceram na perseguição levada a cabo sob os sarracenos por causa da fé cristã (856).

Beato Jacobo de Cerqueto, monge eremita presbítero


Em Perugia, da Umbría, beato Jacobo de Cerqueto, presbítero da Ordem dos Eremitas de Santo Agostinho, que deu exemplo assumindo com alegria a enfermidade que o atacava(1367).


Beato Enrique Heath, religioso presbítero e mártir


Em Londres, em Inglaterra, beato Enrique Heath, presbítero da Ordem dos Irmãos Menores e mártir, que sob o rei Carlos I, só por razão de seu sacerdócio, foi entregue ao verdugo em Tyburn (1643).

http://es.catholic.net/santoral

livros@snao.pt e www.jesuitas.pt

Recolha, transcrição e tradução de parte de algumas biografias, de espanhol para português, por António Fonseca

NOTÍCIAS DA AGÊNCIA ECCLESIA de 15 de Abril de 2010

 

In: Boletim da Agência Ecclesia

 

http://ecclesia.pt

 

Notícias nacionais

Jovens Portugueses terão um encontro na JMJ de Madrid

Segundo o  Comunicado Final da Assembleia Plenária da Conferência Episcopal Portuguesa, no seu n.º 10, os Bispos Portugueses estão interessados em realizar um grande encontro com todos os jovens portugueses participantes nas Jornadas Mundiais da Juventude (JMJ) de Madrid, no dia 19 de Agosto de 2011, véspera do encontro e vigília com o Papa. Uma...

Jornada da Pastoral da Cultura vai ser dedicada à Igualdade

A próxima Jornada da Pastoral da Cultura, marcada para 25 de Junho, em Fátima, reflectirá sobre a “Igualdade”, anuncia o último número do “Observatório da Cultura”, dedicado à “Arquitectura e Arte Religiosa”. A edição começa por evocar o trajecto dos padres Romano Guardini e Marie-Alain Couturier,...

Padres de Aveiro reflectem sobre o Cura d’Ars

Os padres do arciprestado de Anadia convidam os outros padres da Diocese de Aveiro para um encontro a realizar no dia 26 de Abril, pelas 10h da manhã, nas Caves São Domingos, no lugar de Ferreiros, Moita (Anadia). A iniciativa consta de uma conferência a proferir por Carlos Henrique do Carmo Silva, docente de Filosofia da Faculdade de Ciências Humanas da Universidade Católica...

Formação para visitadores e cuidadores de doentes paroquiais

O bispo de Aveiro, D. António Francisco, orienta a formação para visitadores e cuidadores de doentes paroquiais, no dia 18 de Abril, no Seminário de Santa Joana, em Aveiro. A formação terá como tema: “Olhar com olhos de Deus aqueles que cuidam e acompanham permanentemente os seus doentes. Como valorizá-los e fazê-los sentir que são...

Igreja vai certificar centros sociais paroquiais

A Igreja Católica em Portugal vai proceder à certificação dos Centros Sociais paroquiais a partir de Julho de 2010, começando por 12 instituições, distribuídas por todo o país. No final da assembleia plenária da Conferência Episcopal Portuguesa (CEP), os Bispos manifestaram o seu empenho em investir numa “exigente qualificação...

Igreja com plano de renovação pastoral

A Conferência Episcopal Portuguesa (CEP) estudou em Fátima um instrumento de trabalho sobre a renovação da acção pastoral da Igreja no nosso país. O documento foi elaborado por uma comissão com representantes de todas as Dioceses e da Conferência dos Institutos Religiosos de Portugal. No comunicado final da assembleia plenária dos...

Bispos esperam «presença massiva» nas celebrações do Papa

O presidente da Conferência Episcopal Portuguesa (CEP), D. Jorge Ortiga, considera que as tolerâncias de ponto a serem concedidas pelo Governo, pela visita do Papa, respondem a “uma aspiração do povo português”. “As pessoas serão livres de participar ou não”, sublinhou, em referência às críticas que têm...

EMRC diz: Queres ser feliz?

O X InterEscolas da diocese de Aveiro tem como tema «EMRC diz: Queres ser feliz?». Será na localidade da Anadia, 23 de Abril, e terá momentos lúdicos e formativos. Programa: 9h – Acolhimento Zona de Vale Santo 9h30m - Apresentação das escolas 10h – Teatro sobre o tema deste ano. Construção de um «cubo mágico»...

Madeira: Bispo agradece ajuda após o temporal

O Bispo do Funchal, D. António Carrilho, agradeceu “todas as manifestações de solidariedade” recebidas por ocasião do temporal que assolou a Madeira, no passado dia 20 de Fevereiro, causando dezenas de vítimas e avultados danos materiais. No comunicado final da Assembleia Plenária da Conferência Episcopal Portuguesa (CEP), é assinalado...

A Igreja e a República sob o regime de separatismo hostil

O Instituto Superior de Teologia de Évora promove, dia 22 de Abril, uma conferência sobre «A Igreja e a República sob o regime de Separatismo Hostil». A realizar no Fórum Eugénio de Almeida, naquela cidade, integra um ciclo sobre a Igreja e a Primeira República e terá como orador António de Jesus Ramos (ISET – Coimbra).

Pastoral Juvenil desejava encontro do Papa com os jovens

O director do Departamento Nacional da Pastoral Juvenil, Pe. Pablo Lima, considera que a ausência de um encontro do Papa com os jovens é uma “fraqueza do programa” da visita de Bento XVI a Portugal. “Foi uma fraqueza do programa porque um encontro dos jovens com o Santo Padre iria ter, sem dúvida, uma grande pertinência no âmbito da Pastoral Juvenil...

Duas ordenações sacerdotais em Évora

Os diáconos Fernando Lopes e Lorenzo Bonati serão ordenados padres dia 18 deste mês. Na diocese de Évora, a vivência da Semana de Oração pelas Vocações é marcada pelas Ordenações sacerdotais na Catedral de Évora, presididas pelo Arcebispo, D. José Alves. Na preparação da Semana de Oração...

Pedofilia: Bispos prometem colaboração com as autoridades

Os Bispos católicos de Portugal asseguram a sua colaboração com as autoridades em eventuais casos de abusos de menores por parte de clérigos, negando, contudo, que existam “queixas concretas”. No final da assembleia plenária da Conferência Episcopal Portuguesa (CEP), D. António Marto, Bispo de Leiria-Fátima, adiantou aos jornalistas...

Nunciatura: A casa do Papa em Lisboa

Na única noite que dorme em Lisboa, de 11 para 12 de Maio, Bento XVI vai ficar instalado no quarto principal da Nunciatura Apostólica, a embaixada da Santa Sé junto do Estado português. O quarto e as instalações do edifício estão a ser alvo de pequenas obras interiores para adaptação ao gosto do Papa. O núncio apostólico,...

Assembleia da Pastoral Social em Portalegre

O Secretariado Diocesano da Pastoral Social e a Cáritas Diocesana de Portalegre – Castelo Branco realizam, dia 8 de Maio, no Centro de Congressos da Câmara Municipal de Portalegre, a 1.ª Assembleia Diocesana de Pastoral Social, sob o lema “Deus Ama-nos! Amemos os Pobres Também”. Uma oportunidade para reflectir em conjunto, sobre uma temática que preocupa...

Colóquio «República e Ensino»

A Comissão Nacional para as Comemorações do Centenário da República promove dias 23 e 24 de Abril, na Reitoria da Universidade Nova de Lisboa, Lisboa, o colóquio «República e Ensino», coordenado por Guilherme d’Oliveira Martins e Maria Cândida Proença. Com a realização deste colóquio pretende-se analisar...

Espiritualidade e Ética Ambiental

A III sessão do ciclo de colóquios 2009/10 do Centro de Reflexão Cristã (CRC) será subordinado ao tema «Espiritualidade e Ética Ambiental: Novas Perspectivas e Práticas». Esta iniciativa realiza-se dia 20 de Abril, no Centro Nacional de Cultura, em Lisboa, e terá como oradores Luis Oliveira, OFM, e Manuel Pires Rainho, da Associação...

A Cultura, veículo missionário

O missionário Claretiano, Pe. Álvaro Teixeira, irá falar sobre «A Cultura, veículo missionário». Será dia 17 de Abril, pelas 21,30 horas, no salão da Procuradoria das Missões Claretianas, Seminário dos Carvalhos, Pedroso, e integrado no ciclo Conversas com Vida dedicado ao tema "A Cultura, veículo missionário"...

Teatro Nacional D. Maria II estreia «Miserere», a partir de textos de Gil Vicente

O Teatro Nacional D. Maria II, em Lisboa, estreia esta Quinta-feira o espectáculo “Miserere”, colagem de textos de Gil Vicente feita por Luís Miguel Cintra, a quem foi igualmente confiada a encenação. O trabalho propõe um reencontro com o “Auto da Alma”, escrito para a Semana Santa da corte de D. Manuel I, acrescentado pela glosa do salmo “Miserere...

Vaticano esclarece declarações do Cardeal Bertone

O porta-voz do Vaticano esclareceu que os números e explicações oferecidas pelos responsáveis católicos a respeito dos casos de pedofilia no clero não têm qualquer intenção de serem uma análise ao que acontece com a “população em geral”. Em comunicado, o Pe. Federico Lombardi reagia às questões...

Algarve: Jovens experimentaram espiritualidade de Taizé

Jovens das dioceses do Algarve, Lisboa, Porto e Setúbal reuniram-se em Aljezur de 9 a 11 de Abril para um encontro baseado na espiritualidade da comunidade religiosa ecuménica de Taizé. Os participantes ficaram alojados em casas de famílias cristãs católicas e evangélicas daquele concelho algarvio. A oração da noite de dia 10 (Sábado),...

Conferências sobre a visita de Bento XVI a Portugal

A PAULUS Editora vai organizar no mês de Abril um ciclo de conferências por ocasião da visita de Bento XVI a Portugal. Estas conferências terão lugar em Lisboa, Fátima e Vila Nova de Gaia, nos dias 15, 22 e 29 de Abril respectivamente. Lisboa: 15 de Abril «Uma leitura dos 5 anos de pontificado de Bento XVI» por D. Carlos Azevedo, bispo auxiliar de...

D. Manuel Clemente abre intervenções sobre Centenário da República na Guarda

D. Manuel Clemente, Bispo do Porto, é o primeiro convidado de uma série de intervenções públicas que a Comissão Diocesana da Guarda das Comemorações do Centenário da Implantação da República vai promover, para assinalar acontecimentos de há 100 anos ligados à implantação da República...

Lisboa: Cerca de 2000 jovens e adolescentes inscritos no programa de acompanhamento da visita do Papa

Cerca de 2000 jovens e adolescentes estão já inscritos para o programa de acompanhamento da Visita de Bento XVI que lhes está destinado e que inclui a marcha por Lisboa do Parque Eduardo VII até ao Terreiro do Paço, a participação na missa que o Papa celebra nesse local e a vigília de oração junto à Nunciatura Apostólica,...

Notícias internacionais

Papa apela à penitência perante pecados da Igreja

Bento XVI admitiu esta Quinta-feira que, perante “os ataques do mundo”, os cristãos devem fazer penitência pelos seus pecados. Na homilia da Missa a que presidiu, com os membros da Comissão Bíblica Pontifícia, o Papa disse que os cristãos, nos últimos tempos, têm “evitado a palavra penitência, que nos parecia demasiado dura”...

Documentos

Comunicado final da Assembleia Plenária da Conferência Episcopal Portuguesa

1. De 12 a 15 de Abril de 2010 esteve reunida, na Casa de Nossa Senhora das Dores do Santuário de Fátima, a 174ª Assembleia Plenária da Conferência Episcopal Portuguesa (CEP), com a participação do Presidente e da Vice presidente da Conferência dos Institutos Religiosos de Portugal (CIRP), bem como da Presidente da Federação Nacional...

INICIO | EDITORIAL | NACIONAL | INTERNACIONAL | DOCUMENTOS | DOSSIER | ENTREVISTA | AGENDA | ESTANTE | FOTOS | ÁUDIO | VÍDEO | TEMAS | AUTORES | TODAS AS NOTÍCIAS

 

Recolha e transcrição do boletim da Agência Ecclesia, de 15/Abril/2010, por António Fonseca

16 DE ABRIL DE 2010 - SANTOS DO DIA

 

•ENGRÁCIA (de SARAGOÇA) Santa
Abril 16 - Virgem e Mártir, Abril 16

Engracia, Santa

Engrácia, Santa

Virgem e Mártir

Martirologio Romano: Em Zaragoza, na Hispânia Tarraconense, santa Engrácia, virgem e mártir, que sofreu duros suplícios, ficando com as chagas como testemunho de seu martírio (s. IV).
Etimologicamente: Engrácia = Aquela que se encontra em estado de graça, é de origem latina.

Prudêncio, poeta cristão dos séculos IV e V, antes de apresentar a lista dos 18 mártires de Saragoça, assim se exprime a respeito desta virgem mártir:

E tu, virgem Engrácia, não é acaso no meio de nós que se conservam os troféus das tuas vitórias, tu cuja máscula coragem fez desvairar os ímpios furores para vergonha do espírito de malícia? Todos os nossos mártires disseram adeus à vida; mas tu, sobrevivendo à tua própria morte, vives ainda na terra, a nossa pátria conserva-te ainda. Os teus membros, as tuas cicatrizes, testemunham a série dos suplícios que suportaste; mostram a que profundidade foram cravados os sulcos das unhas de ferro. As tuas ilhargas, tornadas o teatro da crueldade do algoz, foram inundadas de sangue, rasgadas como estavam com tanta barbárie; o teu peito perdeu um seio, cortado pelo ferro perto do coração. Os outros mártires chegaram até à morte, mas mereceram menos; porque a morte põe termo à dor das torturas, vem trazer o repouso aos membros rasgados, e faz suceder um doce sono aos mais vivos sofrimentos. Muito tempo ficaram abertas as feridas, muito tempo uma febre ardente circulou nas tuas veias, ao mesmo tempo que das tuas chagas gloriosas se derramava uma água desgastante. Se pois a espada do perseguidor te recusou a glória suprema da morte, os teus sofrimentos não deixaram por isso de merecer-te a coroa devida aos que sucumbiram. Não vimos acaso os despojos conservados da tua carne lavrada pelas unhas de ferro? Foste como o troféu duma espécie nova de que fez Cristo dádiva à nossa Saragoça; pela tua pessoa quis Ele fazer da nossa cidade a estância dum martírio contínuo”.

Por esta exposição vê-se que Engrácia sobreviveu a esses horríveis suplícios. parece ter morrido pelo ano de 305. (Texto transcrito de www.jesuitas.pt)

Haviam proliferado os cristãos no Império ao amparo da menor pressão das leis em tempo de Galieno. Havia-os no campo e mais nas cidades, se os conhece no foro, se os vê entre os escravos, no exército e nos mercados. Hão contribuído outras causas a derramar a fé de Cristo entre as gentes: o aborrecimento do culto aos vãos deuses pagãos, o testemunho que deram os mártires e que muitos viram, a transmissão boca a boca dos crentes e o bom exemplo.
Diocleciano ha conseguido la unidad territorial, política y administrativa; quiere unificar también la religión y para ello debe hacer sucumbir la religión de Cristo frente a la del Estado. Da cuatro edictos al respecto y elige cuidadosamente a las personas que sean capaces de hacerlos cumplir. Daciano será quien siembre el territorio de España, bajando desde el noreste hasta el centro, con semillas de cristianos.
Engrácia é a jovem noiva graciosa que viaja desde Braccara, na Galecia, até ao Roussillon, em França, para reunir-se com seu amado. Dezoito cavaleiros da casa e família a acompanham e lhe dão cortejo. Ao chegar a Zaragoza e ao inteirar-se das atrocidades que está fazendo o prefeito romano, se apresenta espontaneamente ante Daciano para lhe atirar à cara a crueldade, injustiça e insensatez com que trata a seus irmãos. Termina martirizada, com a oferenda de sua vida e a de seus companheiros.
Las actas del martirio -¡qué pena sean del siglo VII , tan tardías, y por ello con poco valor histórico!- describen los hechos martiriales con el esquema propio a que nos tienen acostumbrados en el que es difícil atreverse a separar qué cosa responde a la realidad y qué es producto imaginativo consecuencia de la piedad de los cristianos.
El diálogo entre la frágil doncella y el cruel mandatario aparece duro y claro; ella emplea razonamientos plenos de humanidad y firmes en la fe con los que asegura la injusticia cometida -hoy se invocarían los derechos humanos-, la existencia de un Dios único a quien sirve, la necedad de los dioses paganos y la disposición a sufrir hasta el fin por el Amado; él utiliza los recursos del castigo, la amenaza, la promesa y el regalo. Em resumo, a pormenorizada e prolixa descrição do tormento da jovem conta que primeiro é açoitada, logo sofre os horrores de ser atada a um cavalo e arrastada, lhe rasgam o corpo com garfos, chegam a cortar-lhe os peitos e metem em seu corpo um cravo; para que mais sofra, não a matam, abandonam-na quase morta submetida ao indizível sofrimento pelas feridas até que morre. Os dezoito acompanhantes foram degolados fora da cidade.
Un siglo más tarde del glorioso lance cantou Prudencio em seu Peristephanon as glórias dos inumeráveis mártires cesar augustanos, nomeou os dezoito sacrificados e à jovem virgem Engrácia, convidando o povo a prostrar-se ante seus túmulos sagrados.
Engrácia é a figura da mártir que o povo, sempre sensível à grandeza, há sabido mirar com simpatia, a há dourado com o mimo de agradecimento, a bendisse por sua valentia, a compadece por seus sofrimentos e quis  imitá-la em sua fidelidade.
¿Queres saber mais? Consulta corazones.org

Benito (BENTO) José Labre, Santo
Abril 16   -  Mendigo Penitente, Abril 16

Benito José Labre, Santo

Benito José Labre, Santo

Mendigo Penitente

Martirológio Romano: Em Roma, são Benito José Labre, que, desejoso desde sua adolescência de uma áspera vida penitente, realizou peregrinações a célebres santuários, vestindo farrapos e contentando-se com esmolas, dando exemplo de piedade e penitência, e regressado a Roma, se entregou a uma vida de oração e de pobreza extrema (1783).
Etimologicamente: Benito = Aquele a quem Deus bendiz, é de origem latina.

…/…/…/…/…  Ver mais em

http://es.catholic.net/santoral

BENTO JOSÉ LABRE, o primeiro de 15 filhos, nasceu em Amettes, Norte de França, a 25 de Maio de 1748. Confiado, para que o educasse, a um tio paterno, sacerdote e pároco, o menino mostrou terna devoção, inclinado sempre para a reza e o recolhimento, grande paciência e sobretudo grande compaixão por todos os desgraçados. Aos 16 anos veio-lhe a ideia de entrar na Trapa, mas os pais resistiram, e Bento teve de continuar os estudos. Uma terrível peste, que se declarou pouco depois na paróquia, ofereceu-lhe ocasião magnifica para exercitar o seu zelo e caridade. Colocou-se ao serviço de todos os doentes, e, se bem que ele escapasse ao terrível açoite da peste, o tio, pároco, morreu vitimado por ela.

O nosso Santo repetiu a insistência para recebido na Trapa; mas a resistência dos parentes obrigou-o a desistir. Ficou no mundo, mas na casa dos pais organizou a própria vida como verdadeiro trapista. Outro sacerdote, tio materno, recebeu-o em casa e julgou descobrir imediatamente  que o sobrinho tinha verdadeira vocação religiosa. Aconselhou-o porém, a entrar de preferência nos cartuxos. Ordem que então passava por menos severa que a dois trapistas.As pessoas de família desta vez estiveram, de acordo, mas as dificuldades vieram dos cartuxos mesmos, que tiveram muitas dúvidas em recebê-lo. Sempre chegaram a admiti-lo, mas Bento José viu-se assaltado por grandes angústias, tentações e tal repugnância que o Prior lhe disse francamente: “Meu amigo, a sua vocação era para os trapistas”.

Dócil, apresentou-se o nosso Santo no mosteiro de Mortagne primeiro, e depois no de Sept-Fonts. A doença obrigou-o a deixar este último convento. E ei-lo de novo, aos 22 anos, no largo caminho do mundo. Mas Deus escreve direito por linhas tortas. Bento convenceu-se praticamente de a sua vocação para a vida monástica não passar de aparente: Deus queria que praticasse no mundo todas as virtudes dos solitários: renúncia, vida de oração, humilhações e todos os rigores da penitência.

Como peregrino e mendigo, dá todos os passos que o hão-de levar a Roma, donde Deus o chama. Em Paray-le-Monial, passa três semanas hospedado no hospital, para dar largas ao seu afecto na capela do Sagrado Coração. Passando por Ars, chega à Itália, detém-se no Loreto e depois em Assis. A 3 de Dezembro de 1770 entra em Roma e, misturado na turba dos mendigos, visita as grandes basílicas, passando a noite debaixo de qualquer pórtico. No ano seguinte, assiste, com fervor no coração e lágrimas nos olhos, aos Ofícios da Semana Santa, volta a Loreto e passa 15 dias junto do túmulo de R. Romualdo, fazendo a terceira confissão geral da sua vida. Como mendigo carregado de farrapos vive vida errante, vai der santuário em santuário, percorre a Itália, a Suíça, a Alemanha, a França e a Espanha. Em muitos sítios escandalizam-se daquilo a que o mundo chama as suas excentricidades, é alcunhado de hipócrita e troçam dele chamando-lhe vagabundo. Um confessor diz dele: Este homem é grande louco ou grande santo.

…………/…………

… Na Quarta-feira Santa, 15 de Abril de 1783, depois de ouvir a Missa em Nossa senhora dos Montes, impressionadíssimo, sai para fora, prevendo um desfalecimento total, efeito de fraqueza extrema. Caiu na rua e foi levado para casa dum carniceiro, seu amigo como toda a gente. Todos os socorros se tornaram inúteis. estando ele impossibilitado de receber o sagrado Viático, administrou-se-lhe ao menos a Unção dos enfermos. Às 8 da noite, quando se lhe rezavam as ladainhas dos agonizantes, entregou na maior paz a alma ao Criador. Durante todo o dia seguinte, 16 de Abril, a criançada percorreu Roma gritando: “Morreu o Santo”. Nenhum prelado, nenhum religioso recebia então veneração semelhante. Na mesma igreja, com bela estátua jacente, conservam-se os restos do Grande Mendigo voluntário.

Foi beatificado por Pio IX e canonizado por Leão XIII em 1883. Este muito popular Santo de Roma figura como modelo perfeito de penitência e pobreza, apresentando os seus exemplos à nossa sociedade, ávida de dinheiro e de prazeres.  www.jesuitas.pt

• Bernardita (BERNARDETE) Soubirous, Santa
Abril 16 Vidente de Lourdes, Abril 16

Bernardita Soubirous, Santa

Bernardita Soubirous, Santa

Virgem

Martirológio Romano: Em Nevers, também em França, santa María Bernardette Soubirous, virgem, que, nascida em Lourdes de uma família muito pobre, sendo ainda menina assistiu às aparições da Imaculada Santíssima Virgem Maria e, depois, abraçando a vida religiosa, levou uma vida escondida e humilde (1879).
Etimologicamente: Bernarda = Aquela que é uma guerreira, é de origem germânica.

Em 11 de Fevereiro, festa da Santíssima Virgem de Lourdes, se recorda as aparições da Virgem a uma menina de 14 anos que não sabia nem ler nem escrever, mas que rezava todos os dias o rosário, Bernardita Soubirous. Nasceu em Lourdes em 1844 de pais muito pobres. Por meio dela a Virgem fez surgir a prodigiosa fonte do milagre, à qual acodem peregrinos de todo o mundo para reavivar sua fé e sua esperança. Muitos regressam de Lourdes curados também em seu corpo. A Virgem, durante a segunda aparição, lhe disse: “Não te prometo fazer-te feliz neste mundo, mas sim no outro”.
Apesar de ter sido dócil instrumento para estender a devoção à Imaculada, Bernardita não se contaminou com a glória humana. No dia que o bispo de Lourdes, ante 50.000 peregrinos, colocou a estátua da Virgem sobre a rocha de Massabielle, Bernardita teve que permanecer em sua cela, vítima de um ataque de asma. E quando a dor física se fazia mais insuportável, suspirava: “Não, não busco alivio, mas só a força e a paciência”. Sua breve existência transcorreu na humilde aceitação do sofrimento físico como generosa resposta ao convite da Imaculada para pagar com a penitência o resgate de tantas almas que vivem prisioneiras do mal. 
Enquanto junto à gruta das aparições se estava construindo um grande santuário para acolher aos numerosos peregrinos e enfermos em busca de alivio, Bernardita pareceu desaparecer na sombra. Passou seis anos no instituto de Lourdes, das Irmãs da Caridade de Nevers, e em que depois foi admitida como noviça. Sua entrada se demorou devido á sua delicada saúde. Na profissão tomou o nome de Soror María Bernarda. Durante os quinze anos de vida conventual não conheceu mas o privilégio do sofrimento. As mesmas superioras a tratavam com indiferença, por um desígnio providencial que impede às almas eleitas a compreensão e a miúdo até a benevolência das almas medíocres. Ao princípio foi enfermeira dentro do convento, depois sacristã, até quando a enfermidade a obrigou a permanecer na cama, durante nove anos, sempre entre a vida e a morte.

Bernardita Soubirous, Santa

Bernardita Soubirous, Santa


A quem a animava respondia com o radiante sorriso dos momentos de felicidade quando estava na presença da branca Senhora de Lourdes: “Maria é tão bela que quem a vê quer morrer para voltar a vê-la”. Bernardita, a humilde pastorinha que pôde contemplar com seus próprios olhos a Virgem Imaculada, morreu em 16 de Abril de 1879.
Foi beatificada no ano 1935 e o Papa Pío XI a elevou à honra dos altares em 8 de Dezembro de 1933.
Em França se festeja em 18 de Fevereiro

Lamberto de Zaragoza, Santo
Abril 16  -  Mártir, Abril 16

Lamberto de Zaragoza, Santo

Lamberto de Zaragoza, Santo

Mártir

Martirológio Romano: Em Zaragoza, em Hispânia, são Lamberto, mártir (c. s. VIII)
Etimologicamente: Lamberto = Aquele que é popular em seu país, é de origem germânica.

Na noite de 13 a 14 de agosto de 1808 voava, com horroroso estrondo, a fábrica secular do mosteiro de Santa Engrácia, de Zaragoza. Os franceses deixavam essa triste recordação ao ter que levantar o sitio. Conservamos uma descrição contemporânea, em que é narrada a pena dos saragoçanos quando, no dia seguinte, contemplaram aquele espectáculo de desolação e de horror. A explosão havia arrastado consigo a destruição de valiosíssimos elementos arqueológicos e de um arquivo que nos poderia ilustrar sobre muitos aspectos da história da gloriosa sede cesar-augustana.
Não obstante, ainda que, como consequência de tão triste acontecimento, a actual cripta da paróquia de Santa Engrácia não apresente praticamente nada de sua primitiva planta nem de seus primeiros materiais, sabemos que se trata de um dos templos mais antigos e veneráveis da cristandade. Se construiu a cripta em época constantiniana, para recolher nela os restos dos mártires saragoçanos. Um sarcófago do século IV, em que arqueólogos e teólogos querem ver a primeira representação iconográfica do mistério da Assunção de Nossa Senhora, é testemunho da grande antiguidade da cripta. Nela se conservavam, e se conservam, as cinzas dos mártires de Zaragoza, as "santas maças", junto às de Santa Engrácia e as de São Lamberto.
De todos estes mártires faz menção em 16 de Abril o martirológio romano. Não obstante, a festa de São Lamberto se celebra na diocese de Zaragoza e em algumas outras de Aragão no dia 19 de Junho, impedida como está a data de 16 de Abril pela festa de Santa Engrácia. Por outro lado, neste mesmo dia 19 se encontrava sua festa em algum dos antigos martirológios, incluído o romano, em suas primeiras edições.
Esta coincidencia en una misma fecha de la conmemoración de los mártires de Zaragoza y de San Lamberto dio pie a una antigua leyenda, que, según los Bolandos. y según el unánime criterio de todos los historiadores modernos, en manera alguna puede sostenerse, falta por completo del más mínimo apoyo documental o arqueológico. Según ella San Lamberto, por los mismos días de Daciano, había sido decapitado por odio a su religión cristiana. Tomando entonces su cabeza entre las manos, había marchado al lugar en que estaban las cenizas de los mártires, y su cuerpo se había unido a ellas, conservándose únicamente la cabeza. Ni el nombre de Lamberto, de clara estirpe nórdica y desusado, por tanto, en la España romana, ni el corte de la narración, claramente inspirada en una errónea interpretación de la costumbre medieval de presentar a los mártires decapitados con su cabeza entre las manos, ni la debilidad del fundamento de dar algún martirologio su nombre el mismo día que el de los otros mártires, permiten tomar esta leyenda en serio.
Nos queda, pues, bien poca cosa. La existencia de un mártir llamado Lamberto. La época probable de su martirio, muy verosimilmente cuando Zaragoza gemía bajo la dominación de los moros. El dato de que ese martirio ocurrió en Zaragoza. Y la tradición, que parece tener cierto fundamento, de que se trataba de un labrador. Esto es todo.
El caso de San Lamberto no es único, ni mucho menos, en el martirologio. Son legión los mártires de los que sólo nos ha quedado la mención escueta de sus nombres. Y aun algunos ni eso nos han dejado. Santos hay, como los cuatro coronados, que han pasado incluso al mismo culto litúrgico universal sin que sepamos cómo se llamaban. Fenómeno este que se presta a muy provechosas reflexiones.
Limitar la santidad únicamente a los santos de los que se ha tenido pormenorizada noticia y cuyo martirio o heroicas virtudes constan de forma plena y con todos los trámites jurídicos, sería hacer grande injuria a la verdad que todos los días presenciamos. En el siglo XX nos consta la existencia de martirios, tras el telón de acero por ejemplo, de los que nunca llegará a saberse con exactitud qué es lo que ocurrió. Dígase lo mismo de las virtudes heroicas. ¡En cuántas diócesis y en cuántas casas religiosas se conserva viva la memoria del olor de santidad que tras sí dejaron sacerdotes, seglares o religiosos, que luego, por circunstancias a veces de orden político, en ocasiones de tipo económico, en otras ocasiones de simple descuido humano, no se llegó a recoger y plasmar jurídicamente! La Iglesia recuerda a todos ellos en la fiesta de Todos los Santos. Y conserva con cariño la mención que la Historia le ha legado de algunos desconocidos, como San Lamberto, en su universal martirologio.
Los modernos hagiógrafos nos explican lo sucedido en estos casos. Lamberto era un labrador santo que dio su sangre por Cristo. A los primeros destinatarios del martirologio que recogió su nombre no hacía falta decirles más. Unos le recordarían personalmente: otros habrían oído hablar de él a sus padres o amigos. La simple mención de su martirio, el día de su natalicio para el cielo, bastaba. Pero los años pasaron; las circunstancias, que antes eran tan conocidas, se fueron borrando de la memoria de los hombres, y la hermosa y edificante historia del santo labrador quedó reducida a sólo su nombre en el martirologio. Es decir, no a eso sólo, porque Lamberto gozaba ya en el cielo del premio a su heroísmo e interponía su mediación en favor de quienes, corno los labradores de las tierras de Teruel, se refugiaban bajo su glorioso patrocinio.
Para el cristiano, su nombre, como el de tantos otros a quienes pudiéramos llamar "santos sin historia”, es fuente de gran consuelo. Lo que al tender a la santificación buscamos no es una gloria humana, efímera y frágil, como lo demuestra el caso de estos hombres que un día hicieron actos heroicos que hoy desconocemos por completo, sino una gloria mil veces más firme y duradera. Lo que hoy no sabemos lo supo y lo sigue sabiendo Dios, que es quien se lo premia. Nuestras acciones buenas, aun las mal interpretadas por los hombres que nos rodean, son bien conocidas por Dios, nuestro supremo y último Juez. Y este su definitivo juicio, y no el contingente de la Historia, es el que verdaderamente nos interesa. Nada sabe la Historia hoy de San Lamberto. Pero él goza de la visión de Dios, que con sus desconocidas acciones mereció en sus tiempos.
Nos quedan, en cambio, sus reliquias. Perdida la memoria de la existencia misma de la cripta de Santa Engracia, el 12 de marzo de 1389, al realizar unas obras, apareció de nuevo, y se reavivó con esta ocasión el culto de los mártires. Pero todavía recibió mayor impulso con motivo del paso del papa Adriano VI por Zaragoza. Sabido es que este papa fue elegido encontrándose en Vitoria y que desde esta ciudad emprendió su viaje hasta Tortosa, donde embarcó para ir a Roma. Forzoso le era, siguiendo el curso del Ebro, pasar por Zaragoza, y así lo hizo, visitando entonces la iglesia de las Santas Masas, o de Santa Engracia. Mostró con esta ocasión particular devoción a Lamberto, glorioso homónimo de otros santos de ese mismo nombre, muy venerados en su tierra natal de Flandes. Y tanta fue su devoción, que mandó el Papa abrir el sepulcro para tomar de él alguna reliquia Y ocurrió que, al separar una quijada del santo cuerpo, salió tanta copia de sangre, según nos cuenta el célebre historiador padre Risco, que fue necesario recibirla en una fuente de plata, y hoy se conserva una buena porción de ella en un relicario de cristal.
La devoción mostrada por Adriano VI y el suceso prodigioso de salir sangre fresca del cuerpo santo, acrecentó la devoción de Zaragoza hacia San Lamberto. Por eso se determinó edificar en el sitio en que San Lamberto fue martirizado un convento de la Orden de la Santísima Trinidad. Se comenzó éste el año 1522, concurriendo los zaragozanos con copiosas limosnas, Para estimularles en esta tarea expidió el Papa el 22 de junio del mismo año un breve, en el que expresa con gran ternura su devoción hacia este santo. Cuenta Adriano VI cómo se había dirigido a él el padre Juan Ferrer, de la Orden de la Santísima Trinidad, exponiéndole el propósito que tenían de edificar el convento en el sitio en que se había verificado el martirio, y en el que aún se conservaba una mata plantada por el mismo Santo. "Nos, considerando el grandísimo afecto de devoción que ya desde hace tiempo teníamos a ese Santo, y continuamos teniéndole..., concedemos las indulgencias solicitadas."
Concluido el convento, se trasladó a él una canilla del brazo de San Lamberto con parte de la sangre de que se ha hecho memoria. En los tiempos siguientes se mejoró todavía más su fábrica, llegando a ser, cuando el padre Risco escribe, "un convento suntuoso, que mantiene un buen número de religiosos, cuya virtud y observancia hacen resplandecer el espiritual edificio”.
Desaparecido el convento con los tristes avatares de la desamortización, la devoción a San Lamberto se refugió únicamente en la cripta de la iglesia de Santa Engracia. La voladura del monasterio, ocurrida en 1808, respetó las reliquias de los santos. Llevadas a la Seo, pasaron después a la sacristía del Pilar y a una de las parroquias de Zaragoza, hasta que, restaurada la cripta entre los años 1813 a julio de 1819, pudieron volver a ella. La cripta no tiene ya el carácter vetusto y primitivo que un día debió de tener. No obstante, los zaragozanos, a cuya diócesis se incorporó recientemente la parroquia de Santa Engracia, que durante siglos perteneció a la de Huesca, continúan siendo fieles a la devoción a sus gloriosos mártires, a los que el 26 de abril de 1480 tomaron por patronos de la ciudad. El Concejo de ésta ejerce, a su vez, patronato sobre la misma cripta.
¡Felicidades a quien lleve este nombre!

• Joaquín de Siena, Beato
Abril 16   -  Religioso Servita, Abril 16

Joaquín de Siena, Beato

Joaquín de Siena, Beato

Religioso Servita

Martirológio Romano: Em Siena, da Toscana, beato Joaquín, religioso da Ordem dos Servos de María, que se distinguiu por sua devoção à Virgem María e cumpriu a lei de Cristo assumindo o cuidado dos pobres (1306)
Etimologicamente: Joaquín = Aquele que obra com a aprovação de Deus, é de origem hebraica.

Joaquín nasceu no seio de uma família nobre na cidade de Siena. Já desde sua infância, quando ia para a  escola, dava mostras de uma especial devoção à Virgem María: tudo o que podia tomar a escondidas de sua casa, o repartia logo entre […] os que o pediam em nome e por amor da Virgem. Toda planta de Deus já desde o principio […] dá sinais de sua boa cepa, e assim, nosso Beato, já desde sua meninice, manifestou sua grande inclinação à virtude e deu claros indícios de que buscava, acima de tudo, a honra da santíssima Virgem; todos o tinham quase por santo e, como se adivinhassem seu futuro, diziam: “Este menino, se viver, chegará a ser um grande santo”.
A la edad de catorce años tuvo un sueño en el que vio a la Virgen, nuestra Señora, que le decía: “Hijo dulcísimo, ven a mí: sé cuán grande es el amor que me tienes, y por esto te he tomado para siempre a mi servicio”. Al despertar del sueño, movido por esta visión determinó firmemente entrar en la Orden de los Siervos de María.
Por aquel entonces, en el convento de Siena resplandecía aquella luz admirable que fue el bienaventurado Felipe, superior general de la Orden, hombre de gran santidad; él recibió a Joaquín en la Orden, y le preguntó qué nombre quería adoptar. El muchacho, que se llamaba Claramonte, por su ferviente devoción a la Virgen, eligió el nombre de Joaquín, padre de la Virgen María, con el propósito de estar más íntimamente unido a ella.
Así pues, habiendo ingresado en la Orden, el siervo de Dios Joaquín, se dio totalmente a la práctica de una profunda humildad: olvidándose de su noble linaje y comportándose, a pesar de u corta edad, como un hombre adulto, manifestó siempre una inclinación particular a realizar los trabajos más humildes y despreciables. Reconfortaba a los afligidos, servía a los enfermos y ejecutaba con sus propias manos, con gran espíritu de entrega, los menesteres que a los demás les repugnaban.
Amó con intensidad la obediencia, a la que llamaba Mi alimento es hacer la voluntad de mi Padre que está en los cielos (Jn 4, 34).
San Felipe lo mandó al convento de Arezzo, donde vivió un año entero, Sucedió que, acompañado una vez por la ciudad a fray Acquisto de Arezzo, hombre muy famoso, les sorprendió de noche un fuerte temporal y buscaron guarecerse en un hospicio. Había allí un hombre afligido por una larga y grave enfermedad. Joaquín oyó que se quejaba y le dijo: “Hermano, ten paciencia, porque esta enfermedad será para ti motivo de salvación”. El enfermo le contestó: “Buen hermano, ponderar las ventajas espirituales de la enfermedad no cuesta nada, pero otra cosa es soportarla”. Entonces Joaquín añadió: “Pues yo pido a Dios todopoderoso que te libre de esta enfermedad y la haga recaer sobre mí, su siervo, durante toda la vida, para que lleve continuamente la pasión de Cristo”. Al instante, el enfermo se levantó de su lecho completamente curado, mientras que Joaquín contrajo allí mismo la epilepsia que lo atribuló toda la vida y él la aceptó como un martirio. Plugo al Altísimo coronarlo, además con otra enfermedad: algunas partes de su cuerpo fueron cubiertas por llagas purulentas, una corrosión que le llegaba hasta los huesos y en la que pululaban los gusanos. Él lo ocultaba en lo posible a los hermanos, pero cuando éstos se dieron cuenta les causó un profundo dolor y le suplicaban que pidiese a Dios por su propia curación; el siervo de Dios les respondía: “Queridos hermanos, eso no me conviene, porque esta enfermedad es la expiación de mis pecados y la fortaleza de mi alma, según aquella sentencia del Apóstol: Cuando soy débil, entonces soy fuerte (“ Co 12, 10)”.
Sabiendo por revelación divina que se acercaba el día de su muerte, pidió al Altísimo que lo llamara el mismo día en que el Salvador pasó de este mundo al Padre. Y el jueves santo, un día antes de su muerte, hallándose junto a él todos los frailes, les dijo: “Hermanos muy queridos, he estado con vosotros durante treinta y tres años, los mismos que el Señor vivió en este mundo. He recibido de vosotros innumerables atenciones , y me habéis ayudado con gran solicitud, siempre que lo he necesitado, No encuentro palabras para expresaros mi agradecimiento: Jesucristo, el Señor, os recompense todo lo que habéis hecho por mí. Yo, por mi parte, mañana me separaré de vosotros. Os pido que roguéis al Señor por mí, pecador, a fin de que pueda entrar en su morada. Antes de separarme de vosotros, quiero que nos expresemos un gesto de mutua caridad”. Y a continuación bebió con ellos un poco de vino.
El viernes santo, mientras se cantaba la pasión del Señor, llamó al prior y le dijo: “Reverendo padre, dentro de poco el Señor me llamará de este mundo: aunque ya ayer recibí el cuerpo del Señor con vosotros, reunid junto a mí a los hermanos y administradme los sacramentos, porque no quiero marcharme sin veros antes”. El prior no dio mucha importante a estas palabras; no obstante, por lo que pudiera pasar, mandó llamar a cuatro frailes. Joaquín no cesaba de orar y mientras se cantaba la pasión del Señor , a las palabras: Inclinando la cabeza, entregó el espíritu (Ab 16, 1306), elevando los ojos al cielo, en presencia de dichos hermanos, entregó su alma al Creador altísimo.
El culto del beato Joaquín fue aprobado por el papa Pablo V en 1609.

ORAÇÃO
Deus nosso,
que ensinaste ao beato Joaquín,
fiel seguidor de teu Filho
y de sua humilde Mãe
a servir com delicadeza a seus irmãos 
e ainda a tomar sobre si suas enfermidades,
concede-nos, por sua intercessão,
aprender a suportar nossas penas 
e a compartilhar os sofrimentos dos outros.
Por Jesus Cristo nosso Senhor.
Ámen

Arcángel Canetoli, Beato
Abril 16   -  Sacerdote, Abril 16

Arcángel Canetoli, Beato

Arcángel Canetoli, Beato

Arcángel nasceu em 1460 num mundo violento, cheio de assassinatos e rivalidades, que caracterizavam a Bolonha de seus dias. Seu próprio pai e irmãos foram assassinados quando ele era um infante.
Em 29 de Setembro de 1484 vestiu o hábito dos Canónicos Regulares de Santa María de Reno, no convento do Santíssimo Salvador de Veneza, onde teve o encargo de acolher os peregrinos, chegando inclusive a dar as boas vindas a quem assassinou a seu pai e irmãos.
Recebeu a ordenação sacerdotal e em 1498 é trasladado ao mosteiro de Santo Ambrósio perto de Gubbio. 
Passou os seguintes doze anos amadurecendo em sabedoria e santidade, o que notavam todos os que entravam em contacto com ele, em quem encontravam uma fonte inesgotável de esperança e valentia para os tempos difíceis. Um dos testemunhos disse que "sua santidade é como uma luz que brilha sempre e em todas partes, e o mais formoso e profundo é que aparece desde as sombras". 
A fama aumentou e Arcángel deixou o mosteiro de Santo Ambrósio para atender os que necessitavam. Ricos e pobres buscavam por igual seu guia e seu conselho.
Não aceitou o cargo de Arcebispo de Florença, ainda que lhe tenha sido oferecido por mais do que uma vez.
Morreu em Gubbio em 16 de Abril de 1513, com fama de ser o "apóstolo de la vecindad" 
O cardeal Próspero Lambertini, testemunha presencial da difusão de seu culto, e que logo chegara  a ser Papa com o nome de Bento XIV, em 2 de Outubro de 1748 decretou oficialmente o título de "beato".

Magno de Orcadas, (MAGNO DA ESCÓCIA) Santo
Abril 16   -  Mártir, Abril 16

Magno de Orcadas, Santo

Magno de Orcadas, Santo

Mártir

Martirológio Romano: Em Escócia, são Magno, mártir, que, sendo príncipe das Ilhas Orcadas, abraçou a fé cristã e, encontrando-se em dificuldades com o rei de Noruega por acusações que se lhe haviam feito, se apresentou desarmado a seu colega no governo para firmar a paz, sendo assassinado traiçoeiramente (1116).
Etimológicamente: Magno = Aquele que tem nobreza e moral; força e potência física, é de origem latino.

A través de su abuela paterna Ingebjørg Finnsdatter, Magnus se emparentaba con los reyes noruegos Olaf el Santo y Harald Haardrade. Su padre, Erlend Torfinnson, cogobernaba en las Orcadas junto a su hermano gemelo Pablo Torfinsson.
En 1098, el rey Magnus III de Noruega se apoderó de las islas y depuso del gobierno a Erlend y Pablo, mientras que designó como jarl a su hijo Sigurd. Dada la corta edad de Sigurd, Haakon Pålsson -hijo de Pablo- se hizo del poder de facto, enfrentándose a sus primos Magnus y Erling, hijos de Erlend.
Magnus, sin embargo, estaría al servicio del rey Magnus III de Noruega, y tomó parte en una expedición vikinga de éste sobre la costa occidental de Escocia, Inglaterra y Gales. Cerca de la isla de Anglesey, en Gales, la expedición se topó con una flota galesa, pero Magnus, por sus fuertes convicciones cristianas, se negó a entrar en batalla, y permaneció en cubierta cantando salmos.
Por esa actitud se enfriaron las relaciones con el monarca noruego, y Magnus tuvo que permanecer un tiempo en Escocia, en la corte del devoto rey Edgar, con el que tenía cierto grado de parentesco. La Saga de Magnus (Magnnussagaen) habla también de un período de penitencia en casa de un obispo galés y una temporada en Inglaterra.
En 1105 casó con una joven noble, que según Guillermo de Worcester tenía por nombre Ingarth, y según eso sería de linaje nórdico. Los esposos vivieron bajo votos de castidad, y Magnus no regresaría a las Orcadas mientras el rey Magnus III viviera.
A la muerte de Magnus III, Magnus Erlendsson decidió regresar a su tierra y reclamar su herencia. Entonces su primo Haakon Pålson acababa de ser investido formalmente como jarl de las islas, puesto que Sigurd había marchado a Noruega para ser coronado rey.
Magnus recibió el apoyo de campesinos y de familias poderosas de las islas, pero Haakon se negó a compartir el gobierno. Sin embargo, los nobles decidieron que el asunto fuese resuelto por decisión de los dos reyes de Noruega, Sigurd y Øystein Magnusson. Cuando Magnus llegó a Noruega, el rey Sigurd se hallaba en peregrinación en Jerusalén, y el rey Øystein apoyó a Magnus, nombrándolo jarl de la mitad de las Orcadas. Según las sagas, Magnus se distinguió como un buen gobernante y devoto cristiano.
Tras un breve período de paz, comenzaron las hostilidades entre ambos bandos. Magnus encontró el rechazo de una parte de la clase guerrera que pretendía continuar con las expediciones vikingas de saqueo por las Islas Británicas y que ante la negativa de Magnus se unió a Haakon.
Se estableció que el lugar de las negociaciones de paz sería la isla de Egilsay, a donde llegarían Haakon y Magnus, cada uno con dos barcos en la semana santa de 1115, Magnus llegó a la isla con dos barcos, pero Haakon llegó con ocho. Ante la superioridad numérica, Magnus ordenó a sus hombres no presentar batalla.
Al día siguiente, Viernes Santo -16 de abril de 1115-, se encontraron Magnus y Haakon. Magnus fue hecho prisionero. Según la tradición, pidió no ser asesinado, e hizo varias propuestas para que Haakon no cargara con el peso de su muerte: peregrinar a Roma o a Tierra Santa, ser exiliado a Escocia, o ser mutilado. La última propuesta fue aceptada por Haakon, pero una asamblea de jefes guerreros decidió que uno de los dos jarls debía morir. Uno de los hombres más cercanos a Haakon se negó a matar a Magnus, y la tarea sería cumplida por el cocinero, quien decapitó al prisionero con una hacha. Haakon sepultó el cadáver de su primo en el mismo lugar de su muerte, en un terreno pedegroso, donde según la leyenda hagiográfica brotó un césped verde.
Por solicitud de la madre de Magnus, los restos fueron trasladados a la iglesia de Birsay, el lugar donde ella vivía, en la isla Mainland. En ese tiempo se propagó el rumor de la santidad de Magnus, y se produjeron peregrinaciones a la iglesia desde distintos lugares de las Orcadas, las Shetland y Escocia. Hubo varios testimonios de milagros, y aunque el jarl había sido asesinado por motivos políticos, popularmente se le elevó a santo y mártir cristiano.
Mientras Haakon vivió, las peregrinaciones se realizaron en relativa clandestinidad y el obispo Guillermo el viejo las calificó de actos de supersticiones, pero posteriormente aceptó el culto e incluso participaría en el traslado de las reliquias a la iglesia de San Olaf, en Kirkwall, en 1135.
Con el reconocimiento de la santidad de Magnus por la Iglesia, Ragnvald Kalle Kollson, su sobrino, reclamó para sí la parte de las Orcadas perteneciente a Magnus, y comenzó las construcción de una gran catedral en Kirkwall que albergase las reliquias, la Catedral de San Magnus.
Se eligió el día 16 de abril, fecha de su muerte, como su festividad. Aunque su santidad fue aceptada por la Iglesia Católica desde poco después de su muerte, el proceso de canonización no se llevaría a cabo sino hasta el 11 de julio de 1898, por el papa León XIII: Así se convirtió Magnus en el único santo noruego en ser canonizado.
La vida de Magnus es relatada por dos sagas islandesas y por la saga Orkneyinga (Saga de los jarls de las Orcadas), además de que existen devocionarios en gaélico y latín.

Fructuoso de Braga, Santo
Abril 16   -  Abade e Bispo, Abril 16

Fructuoso de Braga, Santo

Fructuoso de Braga, Santo

Abade e Bispo

Martirologio Romano: Em Braga, de Lusitânia, (hoje Portugal) são Fructuoso, bispo, que, monge e fundador de mosteiros, foi bispo de Dumio e, por vontade dos Padres do décimo Concilio de Toledo, bispo metropolitano de Braga, sede que regeu com prudência junto com seus mosteiros (c. 665).
Etimológicamente: Fructuoso = Aquele que dá Fruto, é de origem latina.

En los confines occidentales de España, ganados un siglo antes para la ortodoxia católica por el ilustre San Más Martín de Braga, floreció en el siglo VII uno de los mas eximios varones de la iglesia visigoda. Fructuoso, de noble familia emparentada con algunos reyes visigóticos, hijo de un jefe del ejército, púsose muy pronto en condiciones de servir a la Iglesia al iniciarse en las disciplinas eclesiásticas bajo la dirección de Conancio de Palencia. Allí recibió su educación sagrada, en compañía de numerosos jóvenes a los que había atraído la sabiduría y la discreción de este obispo; pero en su alma florecía la vocación monacal, manifestada desde niño con piadosos pensamientos al decir de su biógrafo, un sencillo monje discípulo y admirador suyo, que escribió una vida llena de detalles maravillosos y de milagros. Joven aún, renunció a sus bienes y dotó con ellos iglesias y benefició a los pobres, para saber desprenderse mejor de la atracción de las cosas del mundo. Y todo hace sospechar que se retiró al Bierzo, donde sus padres posean bienes cuantiosos. Allí le encontrarnos rodeado de discípulos, llevando austera vida de penitente, fortaleciendo a todos con su ejemplo y con su instrucción.
Nos narra su biografía que familias enteras se sentían arrastradas por el hondo movimiento espiritual que había iniciado al restablecer, con redoblado vigor, la vida monástica en retiros de soledad y en medio de exigente disciplina. Su biógrafo nos cuenta, admirado, cómo en varias ocasiones intentó huir a la soledad completa desde sus cenobios, para mejor y más intensamente consagrarse a Dios, sin que el fervor de sus discípulos se lo permitiera, pues no estaban dispuestos a quedarse privados de su guía.
En esta primera etapa de su actividad fundó Fructuoso muchos y diversos monasterios en el Bierzo, en Galicia, en el norte de Portugal, que pronto se vieron invadidos por una multitud creciente, tan grande que nos dice ingenuamente su biógrafo que los mismos jefes del ejército real llegaron a temer quedarse sin hombres que reclutar para sus campañas. Quizá en estas fundaciones puso por norma su regla, que presenta una enorme originalidad y muestra cómo no fue breve su conocimiento de los hombres que se le sometían para servir a Dios: regla dura y enérgica, adecuada a hombres del Norte, con vivo sentimiento de la comunidad y con un concepto de la obediencia muy desarrollado. En breve, un movimiento ascético de tal ímpetu trascendió los límites de Galicia, y el nombre de Fructuoso y su obra corrió por la Península entera; comienzan entonces las inquietudes apostólicas de Fructuoso, para quien se habían quedado pequeñas las soledades galaicas. Tenemos noticias de una peregrinación suya a Mérida, por devoción a Santa Eulalia, y de un viaje emprendido a continuación hacia el Sur hasta llegar a Sevilla y Cádiz. El respeto y las atenciones de que es objeto en su peregrinar nos revelan la fama de santidad y de grandeza que le antecedía: su incansable actividad le lleva a realizar también en estas regiones nuevas fundaciones en que aplicar su intensa disciplina, camino para adelantos mayores en la vía de la perfección.
No pocas leyendas piadosas nos transmite su biógrafo para mostrar la protección que Dios le dispensaba: unas veces, prodigiosamente, le evita el ser confundido con un animal al hallarse en medio de un matorral en oración simplemente cubierto de pieles; en otra ocasión puede atravesar con sus códices un río sin que sus tesoros de formación eclesiástica sufran el menor detrimento al contacto con el agua; en otra ocasión consigue un castigo para un malvado que injusta e inicuamente le ataca; en otro momento logra de manera maravillosa concluir un viaje que corría el riesgo de convertirse en tragedia por el agotamiento de los marineros que a golpe de remos impulsaban la barca, y no falta, en esta larga sucesión de milagros, la barquichuela arrastrada por las olas y recuperada por el Santo, que no vacila en lanzarse a caminar sobre el mar para poder traerla de nuevo a la orilla.
Incansable prosiguió Fructuoso la fundación de monasterios, hasta que, un día, decidió marchar al Oriente en peregrinación. Es probable que, además de visitar los Santos Lugares, como habían hecho tantos hombres ilustres del Occidente español, hubiera dispuesto en su ánimo dirigirse a Egipto, cuna y fuente de donde provino a la Iglesia occidental todo el monacato en que tantos espíritus se santificaron y fueron luz y guía del mundo cristiano, pero no pudo lograr su propósito porque el proyecto llegó a conocimiento del rey y de sus consejeros, que tomaron urgentes medidas para evitar que tal lumbrera de la Iglesia abandonara España. En medio de tanta actividad cuidaba Fructuoso de su propia formación intelectual y de la de sus monjes, y buscaba libros y explicaciones que satisficieran su sed y sus dudas e ignorancia: las vidas de santos, las narraciones de la vida y doctrina de los anacoretas egipcios, la Biblia, constituían el manjar predilecto de aquellos hombres cuya fama recorría más y más la Península de un lado al otro. Braulio de Zaragoza, el gran obispo amigo de San Isidoro, uno de los hombres de más completa y exquisita formación en la España de aquel tiempo, llama a Fructuoso brillante faro de la espiritualidad española, y reconoce y proclama el esfuerzo novador que de bosques y desiertos hacía un grupo de monjes que cantaba sin cesar las alabanzas de Dios.
El entusiasmo de Braulio, dictado, como él mismo dice, por la verdad y no por la adulación o la amistad, debía ser compartido por muchas gentes, que veían en nuestro Santo un hombre de Dios, entregado a su servicio y poderoso instrumento suyo. En aras de este servicio rinde Fructuoso poco después su deseo de soledad y oración, y acepta, no sin repugnancia, el honor de ser elevado a la dignidad episcopal como obispo abad de Dumio, notable monasterio próximo a Braga. Poco tiempo después, obligado por su cargo, asiste Fructuoso a un concilio nacional, presidido por el grande Eugenio de Toledo. Allí, depuesto Potamio, metropolitano de Braga, por diversas faltas de las que se acusó espontáneamente, con voto unánime, los Padres asistentes al concilio elevan a Fructuoso a la silla metropolitana de Braga, con la esperanza y la seguridad, dicen, de que daría ello mucha gloria a Dios y redundaría en gran beneficio de la Iglesia. Puede decirse que nada o casi nada se sabe de lo que hiciera en su paso por la sede bracarense; pero su celo incansable le mantenía tenso, y por ello una y otra vez acude ante el rey Recesvinto, cuyo comportamiento tanto aflige a los grandes obispos de este momento, para amonestarle, pedirle clemencia, aconsejarle.
El biógrafo de nuestro Santo, celoso como era de poner de relieve el espíritu monástico de Fructuoso, insiste ahora en la rigurosa vida ascética que mantuvo durante su tiempo de episcopado, en lo continuado de su actividad como fundador, hasta decir que, conocedor de su próximo fin, se entregó a tal frenesí de trabajo que no cesaba en su labor de dirección y construcción sin darse descanso ni de día ni de noche. Su última fundación parece haber sido el monasterio de Montelios, muy cerca de Braga, donde se conservó su cuerpo tras su muerte, hasta que siglos más tarde, en 1102, el arzobispo de Compostela, Gelmírez, le trasladó a Santiago.
Dícenos su biografía que, atacado de fiebre, comunicó su inmediata muerte a sus discípulos, llorosos por la pérdida que se avecinaba y asombrados por su alegría y tranquilidad en tales momentos; todavía entonces tuvo tiempo para disponer asuntos relacionados con el gobierno de varias de sus más importantes fundaciones; luego hizo ser llevado a la iglesia, donde recibió con sumo fervor y devoción la penitencia y donde permaneció toda la noche postrado en oración, hasta que, amaneciendo un día, que los libros litúrgicos de Braga dicen el de hoy, el año 665, entregó a Dios su alma.
Su biógrafo no olvida señalarnos que pronto comenzaron los milagros en torno a su sepulcro, pero ninguno más importante ni valioso que el gran milagro del cual había sido instrumento dócil y activo en manos de Dios: la gran renovación espiritual que inició en el siglo VII, todavía lleno de resabios de herejía, henchido de luchas políticas, de odios y rencores. Entregado a la oración y a la penitencia en medio de un siglo corrompido, logró con su ejemplo y su virtud hacer cristalizar unas ansias de renovación sentidas con toda intensidad. Su celo y su entusiasmo prendieron en multitud de creyentes, que aun bastante después de su muerte buscaban todavía su santificación siguiendo paso a paso los itinerarios de Fructuoso, y haciendo de sus retiros y lugares de oración parajes sagrados en los que sus almas encontraban más facilidad para acercarse a Dios; y aun siglos más tarde, los monasterios por él fundados sentíanse satisfechos de esta tradición, mostrando la huella de su paso apostólico.

Toribio de Astorga, Santo
Abril 16   -  Bispo, Abril 16

Toribio de Astorga, Santo

Toribio de Astorga, Santo

Bispo

Martirológio Romano: Em Astorga, durante o reinado dos suevos, em Hispânia, santo Toribio, bispo, que, por mandato do papa são León Magno, se enfrentou decididamente a seita priscilianista que se difundia por Hispânia (s. V).
Etimológicamente: Toribio = Ruidoso, é de origem grega.

El bienaventurado y celosísimo santo Toribio de Liébana, obispo de Astorga, fue natural de la provincia de Galicia, y a lo que se puede entender, hijo de una de las familias principales de la ciudad de Astorga.
Habiendo aprendido y aprovechado mucho en las letras humanas, distribuyó su patrimonio a los pobres y navegó a Jerusalén, donde el obispo de aquélla iglesia hizo tal estimación de su santidad, que le confió el riquísimo tesoro de las cosas sagradas y reliquias de la pasión de nuestro Señor Jesucristo, de las cuales trajo después muchas a España. Volviendo de los Santos Lugares a su patria, curó milagrosamente a una hija del rey de los Suevos, y a otros muchos enfermos, y con las crecidas limosnas que le dieron, edificó un templo al Salvador, y puso en él las reliquias que había traído.
A esa sazón, murió el Obispo de Astorga; y todos pusieron los ojos en santo Toribio, el cual aunque mucho se resistió, hubo de rendirse a la voluntad divina. Entonces fue cuando le acusó de un crimen de adulterio, un ambicioso diácono de Astorga, que pretendía aquélla cátedra, y el santo obispo, inspirado de Dios, se justificó plenamente. Porque habiendo ido a su catedral, un día de grande concurso dijo al pueblo la necesidad que tenía de volver por su honra y con muchas lágrimas pidió al Señor que deshiciese aquélla calumnia. Luego mandó traer al altar un brasero, y tomando en sus sagradas manos las ascuas encendidas, las envolvió en el sobrepelliz que traía puesto, y entonando el salmo de David, que comienza: «Levántese Dios, y sean disipados sus enemigos», rodeó toda la iglesia llevando las ascuas en el roquete; y todo el pueblo vio por sus ojos como ni el roquete ni las manos del Santo padecieron ninguna lesión de fuego, pues no quedó de él ni la más leve señal. Asombráronse todos de semejante maravilla, y el calumniador confesó a voces su pecado, y cayó muerto en la iglesia.
Pero la obra más excelente que hizo santo Toribio, fue el acabar con la herejía de los Priscilianos en España, para lo cual se armó de una carta en que refutaba victoriosamente aquellos errores, y la envió a algunos obispos españoles. Y con las Letras Apostólicas del Papa, que era san León el Magno, y la autoridad de un concilio nacional que se juntó en Toledo, y otro provincial que se celebró en Galicia, cortó la cabeza de aquélla herejía que inficionaba muchos pueblos de España. Finalmente después de haber cumplido santo Toribio las obligaciones de un buen pastor, y defendido su rebaño de los lobos infernales, des cansó en paz. En el siglo VIII, por causa de la invasión de los moros fueron trasladadas sus reliquias, y las que trajo de Jesucristo, al monasterio de san Martín de Liébana que se llamó después san Toribio de Liébana.
Priscilianismo: Herejía que confundía las tres personas divinas, alineándose en posiciones sabelianas. Ésta fue realmente la acusación más grave y frecuente, tanto de los cánones conciliares de los siglos y como de los antiguos heresiólogo. Cristológicamente el priscilianismo, lo mismo que el apolinarismo, apreciaba la realidad divina del alma de Cristo. Más aún, parece ser que consideraba el alma humana como de substancia divina. En línea con esta concepción, encontró un puesto en este movimiento una tendencia encratita, expresada en un desprecio altanero del mundo material, en las reiteradas invitaciones al ayuno y en la abstinencia absoluta del matrimonio y de la generación.

Outros Santos e Beatos
Abril 16   -  Completando o santoral deste dia, Abril 16

Santos Leónidas e 7 companheiras:

Carissa, Galina, Teodora, Nica, Nunencia, Callis e Basilisa, mártires

Corinto, da Acaya, santos mártires Leónidas e sete companheiras: Carissa, Galina, Teodora, Nica, Nunencia, Callis e Basilisa, que, depois de diversas torturas, foram atirados ao mar (III/IV).

Santos Optato e seus 17 companheiros, mártires

Em Zaragoza, na Hispânia Tarraconense, comemoração de santo Optato e seus 17 companheiros, mártires, que na perseguição sob o imperador Diocleciano foram executados, depois de ser atormentados, compondo Prudencio uns versos sobre seu glorioso martírio (s. IV). Seus nomes são: Luperco, Suceso, Marcial, Urbano, Júlia, Quintiliano, Publio, Fronto, Félix, Ceciliano, Evodio, Primitivo, Apodemio e outros quatro que levavam todos o nome de Saturnino.


Santos Cayo e Cremencio, mártires


Também em Zaragoza, santos Cayo e Cremencio, que na mesma perseguição perseveraram na fé em Cristo, superando as torturas que se lhes infligiram (s. IV).


São Drogón, peregrino

Em Sebourg, em Hainaut, são Drogón, pastor e peregrino pelo Senhor, que, buscando uma vida simples e solitária, acabou seus dias recluso numa pequena cela (c. 1186).


São Contardo, peregrino


Em Brona, perto de Pavía, em Lombardia, comemoração de são Contardo, peregrino, que escolheu viver em pobreza total e, havendo iniciado o caminho de Santiago, contraiu uma enfermidade que lhe causou a morte (1249).

Beatos Pedro Delépine, Juan Ménard e 24 companheiras, mártires

Em Preuilly, de Anjou, em França, beatos Pedro Delépine, Juan Ménard e vinte e quatro companheiras, quase todos camponeses, que foram fuzilados durante a Revolução Francesa em ódio à fé cristã (1794). São seus nomes: Renata Bourgeais, Juana Gourdon, María Gingueneau, Francisca Michoneau, Juana Onillon, Renata Séchet, María Roger, Francisca Suhard, Juana Thomas, viúva; Magdalena Cady, María Piou, Petrina Pottier, Renata Rigault, Juana Leduc, Magdalena Sallé, esposas; María Genoveva e Marta Poulain de la Forestrie, Petrina Bourigault, María Forestier, María Lardeux, Petrina Laurent, Ana Maugrain, Margarita Robin e María Rochard.

 

http://es.catholic.net/santoral

Recolha, transcrição e tradução muito incompleta (por motivos técnicos, mais uma vez…) por António Fonseca